¿Fin al Simce? Diputados presentan proyecto de ley que pone término a la cuestionada prueba

Parlamentario de distintos sectores políticos apoyaron el proyecto de ley presentada por la diputada Cristina Girardi. La idea es pasar a un sistema cualitativo de evaluación de aprendizaje.

Por ATON

La diputada del PPD y presidenta de la Comisión de Educación, Cristina Girardi, presentó un proyecto de ley que tiene por objetivo eliminar las pruebas estandarizadas tales como el Simce, y reemplazar el sistema de evaluación en los establecimientos escolares de 1º a 4º de educación básica.

La iniciativa -que tiene un respaldo transversal, ya que también fue suscrita por las diputadas Camila Vallejo (PC), Camila Rojas (IA), Maria José Hoffmann (UDI) y Rodrigo González (PPD)- señala que dos años después de aprobada, los colegios pasen a un nuevo modelo cualitativo de evaluación de aprendizajes, dejando atrás las calificaciones numéricas.

“Lo que nosotros buscamos es que se reemplacen estos sistemas que generan competencia, aprendizajes estandarizados, y que se cambien por sistemas de evaluación que acompañen la etapa de desarrollo en que está el niño de primero a cuarto básico”, explicó Girardi.

La parlamentaria indicó que “no hay que olvidar que la LGE plantea que uno de los objetivos de la educación es la educación integral, que no tiene nada que ver con un sistema como el Simce en esta etapa de desarrollo en que están los niños”.

Otra razón para eliminar estas pruebas estandarizadas, añadió, “es que los niños en esta etapa están con un solo profesor, no hay una diversificación de docentes que hacen matemática, lenguaje, están todos concentrados en un solo profesor que es el que acompaña a los niños en este primer ciclo básico”.

Por su parte, la diputada Camila Vallejo, sostuvo que “este es un proyecto que busca mejorar la calidad del proceso de enseñanza. Busca eliminar esta lógica militarizada de la educación que solo presiona a los estudiantes a rendir sobre un patrón estándar”.

“Cuando los niños y niñas son diversos, necesitan de procesos educativos diferenciados por sus propias particularidades y por ende, procesos de evaluación más integrales y que no estrese a los niños ni a sus familias. Es la forma de ver la buena enseñanza de una manera distinta, no tan militarizada, y bajo las recomendaciones que están haciendo países que son ejemplo en materia de educación como Finlandia, que no tiene ningún tipo de prueba estándar sino que procesos de evaluación mucho más integrales pensando sobre todo en los más pequeños”, aseguró Vallejo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo