"Muchos de los procesados eran muy jóvenes en 1973 y obedecían órdenes": Piñera trabaja en ley para condenados por DD.HH.

El Presidente indicó además que el anunciado Museo de la Democracia será del "Estado de Chile".

Por Christian Monzón

El Presidente Sebastián Piñera aseguró que "la agenda de derechos humanos no es una agenda que nos incomode, que nos divida", luego de la polémica tras la salida del ministro de las Culturas Mauricio Rojas.

Esto luego que ahora ex secretario de Estado tildara de "montaje" al Museo de la Memoria, en un extracto del libro "Diálogos de Conversos" del actual canciller Roberto Ampuero.

Sobre este hecho, el Mandatario indicó en el programa "El Informante" de TVN que "tenemos plena conciencia de que los atropellos a los derechos humanos no se justifican nunca".

"Este es un tema que ojalá una a los chilenos y no los divida. La única diferencia que puede ser es que algunos tienen un enfoque en los derechos humanos sólo mirando hacia atrás", afirmó.

En ese sentido, recalcó que "nuestra preocupación es crear una cultura de derechos humanos". Por lo mismo, adelantó que "estamos trabajando en una ley para la gente condenada en delitos de derechos humanos".

"Muchos de los que están procesados eran muy jóvenes el año 1973 y obedecían órdenes. Muchas de esas personas sostienen que ellos no actuaron de mala fe, sólo que obedecieron órdenes en un Ejército que en este minuto era muy vertical", aseveró.

"Queremos cambiar la ley y establecer requisitos de colaboración para condenados por derechos humanos", agregó Piñera.

Respecto al Museo de la Memoria, expresó que "al igual como el de Estación Mapocho, son corporaciones privadas, pero reciben casi todo su financiamiento del sector público. Una de las cosas que creo que no son buenas es que los presidentes creemos corporaciones privadas que se autogestionan y, sin embargo, son financiadas por todos los chilenos".

En ese punto, precisó que "el Museo de la Democracia va a ser un museo del Estado de Chile".

Respecto a la salida de Rojas, manifestó que "no comparto las palabras que él dijo (Rojas) al referirse a un montaje o un engaño respecto al Museo de la Memoria. Pero, además, era indudable que uno como Presidente también quiere ver si un ministro va a poder ejecutar la ambiciosa agenda cultural que tenemos para Chile. Y llegué a la conclusión, por ambas razones, que no era conveniente de que siguiera como ministro".

"Rojas tiene un compromiso con los derechos humanos de por vida (…) Pero el error comunicacional de afirmar lo que afirmó y decir que el Museo era un montaje o engaño, me pareció que era lo suficientemente grave como para tomar la decisión de que no siguiera en el ministerio", resaltó.

Por último, Piñera señaló que no tiene "inconvenientes" que Rojas siga colaborando con el Gobierno y respaldó al ministro de Relaciones Exteriores, quien en el mismo libro que él escribió catalogara al museo como "de la mala memoria".

"Es distinto (a lo de Rojas). Ampuero dijo que era el 'Museo de la mala memoria' (…) No es lo mismo hablar de un montaje, de un engaño, que decir que esa memoria no interpreta a todos. Todos tienen derecho a tener sus propias opiniones", remató.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo