Un siniestro del tamaño de 500 estadios de fútbol: Incendio forestal arrasa en Alemania agravado por detonaciones de bombas de la II Guerra Mundial

Un gran incendio forestal en la región que rodea Berlín puso hoy de relieve los estragos de la sequía que sufre Alemania, tras un verano inusualmente cálido para esta zona y una ausencia de precipitaciones que han dejado los bosques resecos y los niveles de los ríos a mínimos.

Por agencias

 

Los bomberos trataban de controlar un incendio el viernes al suroeste de Berlín, pero tenían que maniobrar cuidadosamente porque el siniestro detonó municiones de la Segunda Guerra Mundial que estaban enterradas en los bosques de los alrededores de la capital alemana.

El incendio causó la evacuación de varias aldeas aledañas, así como nubes de humo que se dirigían a la capital.

El siniestro, que era del tamaño de unos 500 estadios de fútbol, ya ha causado varias detonaciones de viejas municiones, de acuerdo con el legislador local Christian Stein.

"La munición es muy peligrosa, porque uno no puede pararse en el terreno, y por lo tanto no puede acercase al incendio" para apagarlo, dijo el gobernador del estado de Brandenburg, Dietmar Woidke, a la prensa.

Devastador incendio forestal en Alemania. AP Devastador incendio forestal en Alemania. AP

El incendio comenzó el jueves por la tarde y se propagó rápidamente por el bosque lleno de pinos secos en la región de Treuenbrietzen, a 50 kilómetros de Berlín. Por la noche, las autoridades habían evacuado 500 personas de las aldeas de Frohnsdorf, Klausdorf y Tiefenbrunnen.

"Algo así, no lo tuvimos durante la guerra", dijo Anita Biedermann, de 76 años, dijo a la agencia noticiosa dpa mientras la policía le decía que tomara su saco, carné de identificación y medicamentos de su casa antes de llevarla a un gimnasio cercano para que pasara allí la noche.

En zonas en las que no podían entrar, los bomberos estaban tratando de apagar el incendio rociando agua con helicópteros y máquinas hidrantes.

"El siniestro sigue siendo una gran amenaza", dijo Woidke. "Pero haremos todo lo posible para proteger las propiedades de la gente".

Por la noche, el viento envió el humo hacia Berlín y las autoridades dijeron a la gente de algunos de los vecindarios de la capital que no abrieran sus ventanas. En algunos casos, el olor del humo era tan fuerte que los residentes llamaron a los servicios de emergencia de Berlín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo