“Montaña de la alegría”: la actividad con la que el Ejército apoya a la fundación “Niño y Cáncer”

La actividad se realiza desde hace 16 años.

Por Dannae Arias

Entre el 20 y 24 de agosto se realizó la última edición de “Montaña de la Alegría”, una actividad que busca rehabilitar a niños y jóvenes afectados por el cáncer a través de talleres de esquí.

La cruzada es apoyada año a año por la Escuela de Montaña del Ejército, siendo los mismos uniformados quienes ayudan a los menores a instruirse en este deporte.

Desde 2002 que existe esta alianza entre el Ejército y la fundación “Niño y Cáncer”, razón por la que cada agosto llevan a un grupo de niños al refugio militar “Teniente Coronel Manuel Rodríguez” desde donde día a día se trasladan al “Centro de Ski Portillo” para conocer la nieve, aprender y superar las limitaciones que les dejó la enfermedad.

Asimismo, las actividades son supervisadas en todo momento por militares especializados en esquí y voluntarios de la fundación. Este año la visita contó con la participación de 15 personas, entre instructores y niños.

Sobre la iniciativa, Patricio Morandé, voluntario de "Niño y Cáncer" comenta que los beneficiados “son chicos de escasos recursos que no conocen la nieve, no conocen la montaña”, y a su vez, explica que  duermen todos en la misma pieza, lo que les sirve para generar confianza en sí mismos y así comenzar a compartir vivencias y experiencias fuera de su círculo de confort.

“Sin darse cuenta empiezan a trabajar la parte psicológica de su cabeza, a adaptarse a su nuevo estatus”, reconoce el voluntario asegurando que la actividad “en el fondo es una terapia recreacional”.

Y claro, otro de los objetivos de esta iniciativa es colaborar con la pérdida de la vergüenza, para así cambiarla por orgullo, “porque se aceptan a ellos mismos que es lo fundamental de este proyecto”, dice Morandé.

Jorge Díaz, uno de los beneficiados por el programa, está de acuerdo con ello y reconoce que “es bonita la sensación de saber que uno también puede hacer las cosas”.

El joven fue amputado de una pierna debido al cáncer que sufrió, razón por a que valora el “encontrarnos con gente que tiene los mismos problemas que nosotros, las mismas dificultades . Es entretenido, también uno aprende de las demás personas”.

“Me encantaría que nos sigan invitando. Como meta a futuro sería bacán meterse a las paralimpiadas”, reconoce orgulloso el joven.

Tan exitoso ha sido este programa que durante los últimos años se ha ampliado al resto de Latinoamérica, recibiendo niños de países como Ecuador, Bolivia o Perú para que participen de la cruzada "Montaña de la Alegría".

Mira el video:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo