Para no ser del montón: 12 tips para sobresalir en el mercado laboral

Se seguro de sí mismo y ser amigo de las nuevas tecnologías, son algunas de las claves.

Por Publimetro

Si bien no existe la receta o fórmula mágica que permita lograr el éxito en lo laboral, sí hay ciertas acciones que pueden ayudar a una persona a destacar sobre el resto y progresar en su trabajo, a lo largo del tiempo.

Así lo manifiesta Andrés Cardemil, director de HumanNet Consultores, quien afirma que “cuando un individuo adopta determinadas conductas y las lleva a cabo en su empleo puede marcar la diferencia con sus colegas y obtener mejores resultados como consecuencia de su desempeño”.

El experto agrega que, en esta materia, resultan clave tener una actitud positiva, cultivar las relaciones humanas, aportar nuevas ideas y capacitarse constantemente en las nuevas tecnologías, entre otros factores.

Recomendaciones a seguir

Entre los tips compartidos por Cardemil, con miras a que un profesional pueda destacar en el competitivo mundo laboral de hoy, están los siguientes:

  1. Actitud positiva. Es decir, desenvolverse con optimismo y alegría en el trabajo permite captar la atención del resto, incluidas las jefaturas y gerencias, lo que hace ser percibido como un buen elemento en la organización. Esta actitud ayudará a que el resto se acerque y a facilitar relaciones de mayor confianza.
  2. Mente abierta y flexible. La nueva sociedad colaborativa tiende a rechazar a las personas con posturas demasiado rígidas e inflexibles. Abrirse a nuevas opiniones, y mostrarse receptivo frente a la diversidad de posturas en un tema, nos hace más tolerantes a los cambios, aprender más rápido y nos permite adaptarnos con facilidad a diferentes entornos socio-culturales y cambiantes.
  3. Actuar de manera activa y propositiva. Anticiparse a los hechos, visualizar las dificultades e imprevistos, no sólo reaccionar, si no que más bien ser propositivo para solucionar los problemas a tiempo, es un atributo muy valorado por las empresas.
  4. Amigable con nuevas herramientas tecnológicas. Si la empresa ha decidido implementar un nuevo software, lo que implica cambios en protocolos y rutinas, hay que recibir la noticia con optimismo y sumarse a los esfuerzos apoyando el cambio. Lo más probable es que se esté buscando mejorar la productividad y la eficiencia, lo cual beneficiará a todos. Por ello, se requiere ser afín a la tecnología y mantenerse actualizado(a) constantemente.
  5. Cultivar relaciones humanas. Ser empático, saber escuchar a los otros, y expresarse con asertividad, son habilidades para estrechar lazos con los compañeros y jefaturas, lo que a su vez contribuye de manera positiva en el ambiente de trabajo donde uno se desenvuelve.
  6. Seguridad y confianza en sí mismo. Esto pasa por conocerse bien como persona y como profesional y por saber bien las funciones del cargo que uno ejerce. En la medida que esto ocurra la persona se proyectará dentro de la organización.
  7. Conocer la organización. Esto no sólo implica saber de su historia, hitos, los principales roles que ahí se desempeñan, etc. Además de reflejar compromiso y “amor por la camiseta”, demuestra interés y motivación por ser parte de ese equipo.
  8. Aportar nuevas ideas. Es decir, transformarse en una persona que agrega valor al trabajo de los demás y a la organización. Que sabe compartir las buenas ideas con el resto.
  9. Trabajar en equipo. Entender que uno es parte también de un todo mayor, que tiene objetivos macros, y que sólo el esfuerzo mancomunado del grupo, a partir de la actitud colaborativa individual, permitirá a toda la organización alcanzar sus objetivos generales y, por tanto, también los propios.
  10. Cumplir con las tareas a tiempo. Con ello la persona estará demostrando que es un profesional responsable, que trabaja con disciplina, y que asume hasta el final los compromisos tomados.
  11. Trabajar con calidad. No basta sólo con cumplir con una tarea, también se debe procurar hacerlo con calidad. Respetar los protocolos y procedimientos, y preocuparse de cumplir con los estándares de calidad definidos, es un requisito para poder progresar en su actual trabajo.
  12. Capacitación constante. No olvidar jamás que el conocimiento es algo vivo que crece y se modifica cada día, por lo cual resulta vital actualizarlo periódicamente y así ser un profesional que permanezca al día, vigente y con aprendizaje continuo.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo