Tony Hudgell, el bebé que sobrevivió a torturas por las que tuvieron que amputarle las piernas

Los padres biológicos de Tony están cumpliendo 10 años de condena por el severo caso de violencia intrafamiliar que casi lo mata.

Por Agencias

En 2015 un bebé de 41 semanas de vida llegó al Hospital de Pembury en Ket, Reino Unido. Se trataba de Tony Smith, que había sido torturado por sus padres y llegó al borde la muerte. Los médicos se encontraron con un bebé gris, echando espuma por la boca, con el cuerpo hinchado, múltiples fallas orgánicas y septicemia.

Contra todo pronóstico, Tony sobrevivió. Pero sus piernas quedaron tan fracturadas, que a los doctores no les quedó otra opción que amputarle ambas extremidades. Los padres biológicos de Tony están cumpliendo por el terrible crimen.

Ahora Tony tiene tres años y se apellida Hudgell, como la pareja que lo adoptó. El pequeño sonríe y camina gracias a la ayuda de prótesis. Paula y Mark, los padres del infante, lo conocieron en febrero de 2015.

Desde que Tony pasó legalmente a ser parte de la familia Hudgell, sus padres se han esforzado por tener justicia para su hijo. Los padres biológicos de Tony negaron las acusaciones y el caso se había desestimado, pero los Hudgell se encargaron de que se reabriera la investigación que terminó con la condena de los atacantes.

Paula le dijo al diario inglés Mirror que "él nunca se va a recuperar. Todo lo que hace, él lo tiene que adaptar a sí mismo". Pero asegura que la falta de piernas no será un recordatorio de las torturas que sufrió, sino de lo maravilloso que es él.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo