¿A quiénes beneficia la modernización tributaria?

Por Sergio Tricio
  • Gerente general de Ruvix

Existe una opinión generalizada que las reformas realizadas en el Gobierno de Michelle Bachelet, impactaron de manera importante sobre la inversión y el crecimiento. ¿Cuál fue el efecto en la población? Aumento de la informalidad en el empleo y menores ingresos reales, lo que en definitiva se traduce en menor bienestar para las personas.

Por lo mismo, sabíamos que venían novedades en materia tributaria, que se hacen cargo de estas falencias y que espero logren los objetivos planteados como aumentar la inversión, simplificar la tributación que es una gran ayuda para las pymes y mantener la recaudación tributaria.

Analizando lo que se ha conocido hasta ahora ¿a quienes beneficia esta modernización tributaria? En primer lugar, existen varias medidas que permitirían aumentar la inversión como la depreciación acelerada en La Araucanía y en menor proporción para el resto del país, la integración del sistema tributario y un apoyo importante al sector inmobiliario. Todas éstas deberían ayudar a la generación de mayores y mejores empleos, beneficiando directamente a toda la población.

El volver a una tasa máxima del 40% aún no estaría considerado en el proyecto de ley, pero puede ser un as bajo la manga que el Gobierno

Ahora, pensando en los beneficiados directos, podemos destacar el apoyo a las pymes. Una de las grandes críticas que se había hecho a la reforma tributaria anterior, era la elevada complejidad del sistema y para empresas pequeñas, muchas veces no tienen los recursos para contratar asesores tributarios que puedan cumplir a cabalidad las exigencias de la ley y por eso se pueden cometer incumplimientos que a la larga implican mayores costos.

La simplificación del sistema, el que pueda existir una propuesta de declaración como se les hace a las personas y una disminución de la tasa de impuestos, sin duda son medidas que deberían ser aplaudidas transversalmente.

Por otra parte, un efecto absolutamente indeseado de la reforma anterior, fue el aumento del IVA a la construcción, que generó un alza relevante en los precios de las viviendas, aun cuando la economía se desaceleraba. Por lo tanto, al existir un nuevo beneficio a propiedades de hasta las 4.000 UF, que son aproximadamente el 70% de la oferta de departamentos del Gran Santiago, se podrían ver disminuciones de precios y una reactivación en el sector que genera una alta demanda de mano de obra.

Por el lado negativo, con la reforma anterior fue disminuida la tasa máxima de impuestos a las personas desde el 40% al actual 35%. Sin embargo, personas de altos ingresos y dueños de empresas podían llegar a pagar una tasa máxima del 44,5%.

Al volver a integrar el sistema, la tasa máxima sería el 35%, lo que beneficiaría a las personas de altos ingresos. El volver a una tasa máxima del 40% aún no estaría considerado en el proyecto de ley, pero puede ser un as bajo la manga que el Gobierno se estaría guardando para sumar votos en el Congreso en una negociación que será dura y que demorará un buen tiempo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo