Sigue la tormenta en la Casa Blanca en busca del "topo": estos son los principales sospechosos

El presidente de EEUU, Donald Trump, encabeza una febril campaña para desenmascarar al autor del artículo anónimo publicado el miércoles en el diario 'The New York Times', que una veintena de asesores del mandatario han negado haber escrito.

Por Agencias

La publicación de un abrasivo artículo de opinión del The New York Times por un supuesto alto funcionario de la administración Trump que describió al presidente como amoral y como responsable de "decisiones imprudentes" ha llevado a la Casa Blanca a un caos sin precedentes.

El vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo y el director de inteligencia nacional Dan Coats ya negaron tajantemente que sean los autores.

El ex secretario de Estado de Obama, John Kerry, dijo que el artículo de opinión era una confirmación más de que la presidencia de Trump se ha "descarrilado" y le dijo a la cadena CNN que "esta es una genuina crisis constitucional".

El autor del ensayo escribió que había "rumores" dentro del gabinete de invocar la Enmienda 25, que permite a los miembros del gabinete como grupo notificar al Congreso si creen que el presidente ya no puede llevar a cabo sus deberes.

Una palabra del artículo ha llamado la atención de los analistas: 'Lodestar', un extraño cultismo para referirse a la Estrella Polar. Uno de los personajes públicos que la utilizaban con frecuencia era el senador John McCain, uno de los grandes enemigos políticos de Trump. Pero McCain ha muerto, por lo que ahora muchos tratan de determinar si forma parte del vocabulario habitual de otros miembros del equipo, o si es un homenaje póstumo a quien muchos consideraban la encarnación del verdadero espíritu de un Partido Republicano honorable.

Como advirtió el periodista Zeke Miller, de Associated Press, lo increíble no es que alguien escribiera el artículo, sino la cantidad de gente de la Administración que parecía plausible que lo hubieran hecho.

Según el diario neoyorquino, la Casa Blanca tiene ya una lista de 12 sospechosos de hacer escrito el artículo sin firma contra el presidente. Y un muy alto cargo del partido republicano ha propuesto que los 12 vayan pasando por el polígrafo.

El director nacional de Inteligencia de EEUU, Dan Coats, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, no tardaron en seguir el ejemplo de Pence, y a media tarde, más de 20 funcionarios se habían desvinculado del texto, ya fuera directamente o mediante sus portavoces.

Entre ellos estaban los secretarios de Defensa, James Mattis; Justicia, Jeff Sessions; Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen; Tesoro, Steven Mnuchin; y Comercio, Wilbur Ross; además del asesor económico de Trump Kevin Hassett; su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton; y el abogado jefe de la Casa Blanca, Don McGahn.

En la lista hubo una ausencia notable: la del jefe de gabinete de la Casa Blanca,John Kelly, quien esta semana sí refutó públicamente el contenido del libro de Bob Woodward, pero que el jueves guardó silencio, como también hicieron la hija y asesora de Trump, Ivanka, y su esposo Jared Kushner, aunque pocos en Washington sospechan de ellos.

La reacción más extrema la tuvo Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, quien publicó en Twitter el número de teléfono de la sección editorial del diarioThe New York Times –la única que conoce la identidad del funcionario-, y animó a los estadounidenses a llamarles para exigir que desvelen quién es la fuente. “Si quieren saber quién es este cobarde perdedor, llamen al despacho de opinión del fracasado NYT (New York Times). Ellos son los únicos cómplices de este acto fraudulento”, sentenció Sanders.

La especulación sobre el tema llegó a tal punto que algunos sitios de apuestas por Internet lanzaron envites relacionados con el autor del artículo: en la web MyBookie.com, con sede en Costa Rica, la mayoría de los usuarios optaron por Pence; mientras que en la canadiense Bovada, el sospechoso principal era Sessions.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo