Corea del norte da señales de distensión: Pyongyang celebra su 70 aniversario sin misiles intercontinentales ni discurso de Kim

El desfile fue notable por su relativa moderación: no había referencias directas a las armas nucleares de Corea del Norte, y no había misiles balísticos intercontinentales.

Por Agencias

Corea del Norte realizó un gran desfile militar el domingo para conmemorar sus 70 años como país pero no exhibió sus misiles más avanzados y enfocó casi la mitad del evento en resaltar los esfuerzos civiles para fomentar la economía doméstica.

El fuerte énfasis en la economía demuestra la nueva estrategia del líder Kim Jong Un de situar el desarrollo económico en primer plano.

Kim asistió al desfile realizado por la mañana pero no habló ante la gente ni los invitados, entre los cuales estaban el jefe del parlamento chino y altos delegados de países que tienen lazos estrechos con Corea del Norte.

El estadista sénior Kim Yong Nam, jefe del parlamento norcoreano, estableció el tono relativamente amable para el evento con un discurso de apertura en el que enfatizó las metas económicas del régimen, no su poderío económico.

el desfile fue notable por su relativa moderación: no había referencias directas a las armas nucleares de Corea del Norte, y no había misiles balísticos intercontinentales. el desfile fue notable por su relativa moderación: no había referencias directas a las armas nucleares de Corea del Norte, y no había misiles balísticos intercontinentales. AP

Después de un desfile con interrupciones en el que resaltaron tanques, menos misiles de lo usual y muchas unidades de todas las ramas de las fuerzas armadas, junto con algunos estudiantes, el enfoque cambió a organizaciones civiles, desde enfermeras hasta trabajadores de construcción, muchos acompañados de flotas coloridas.

Aunque Corea del Norte realiza desfiles militares casi todos los años, y justo realizó uno antes de que comenzaran las Olimpiadas en Corea del Sur en febrero pasado, el desfile del domingo ocurrió en un momento particularmente delicado.

Los esfuerzos de Kim para aliviar la tensión con el presidente Donald Trump han llegado a un punto muerto, luego que ambos tuvieran una cumbre en junio en Singapur. Ambos lados ahora insisten en comenzar las negociaciones de otra manera. Washington quiere que Kim se comprometa a la desnuclearización primero, pero Pyongyang quiere que se garantice su seguridad y un acuerdo de paz poniendo fin de manera formal a la Guerra de Corea.

Ahora que la tensión aumenta de nuevo, un desfile que exhibe los mismos misiles que el año pasado pusieron nervioso a Trump, y que conllevó a que ambos líderes se insultaran mutuamente, podría verse como un acto deliberado de provocación.

Corea del Norte exhibió sus últimos misiles en su desfile de febrero, sin embargo, y Washington apenas se inmutó.

Se-Woong Koo, editor gerente de la revista Korea Expose, dijo que Pyongyang estaba enviando un mensaje sobre su compromiso con la desnuclearización durante las cumbres con el presidente de Corea del Sur Moon Jae-in , el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente chino  Xi Jinping.

"Corea del Norte ha dicho que quiere desnuclearizarse para el final del primer mandato de Trump. Por lo tanto, dado todo este optimismo, dadas todas las señales claras, era poco probable que Corea del Norte pusiera en peligro el proceso con una exhibición de sus misiles", dijo a Al Jazeera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo