Gobierno en pie de guerra contra las avispas: organizaciones cuestionan el método

Sólo bastaría vinagre de manzana y agua para exterminarlas.

Por Fresia Ramírez

 

A pesar de que ambas construyen sus propios nidos y visten de amarillo y negro, las abejas son muy diferentes de las avispas. Mientras a las primeras les realizan numerosas campañas internacionales para salvarlas, a las segundas, derechamente, las quieren exterminar del país.

Es que el plan "Avíspate" que el Gobierno de Chile lanzó esta mañana busca, a partir de sencillos métodos, hacer eso para proteger a las principales polinizadoras del mundo. El Ministerio de Agricultura, los gremios alimenticios y los apicultores buscan cuidar la población de abejas a través del sencillo método de la trampa y un fuerte apoyo web.

Capturando a la reina

"Vinagre de manzana con un poquito de agua, una botella pequeña con dos orificios, la ponemos cerca de la parrilla y vamos a controlar y cortar el ciclo de reproducción de la avispa chaqueta amarilla. Si queremos transformarnos en una potencia alimentaria, tenemos que cuidar a nuestras abejas y la chaqueta amarilla ataca a las abejas", dijo ayer Antonio Walker, ministro de Agricultura en la presentación de la página www.avispa-t.cl, plataforma que inscribe a los usuarios para recibir notificaciones cuando haya una avispa reina cerca.

"Lo que buscamos es capturar reinas que hoy emprenden el vuelo y luego van a crear un nido. Si evitamos que esa reina anide, evitamos un nido de avispas que va hacer un daño tremendo a las colmenas de abeja, a la fruticultura, al pequeño productor de las zonas rurales y a la mujer temporera", manifestó Gabriel Salas, vicepresidente de la Federación Red Apícola Nacional.

Posturas encontradas

A pesar de lo sencillo del método, ha sido altamente cuestionado por organizaciones socio ambientales, quienes han criticado la campaña del ejecutivo.
Rodrigo Marín, vocero del Colectivo Ecológico de Acción problematiza sobre los reales culpables de la crisis de las abejas. "No son las avispas las que están matando a las abejas, sino que son los agrotóxicos. Puede que las avispas tengan alguna incidencia respecto a esto, pero matarlas no es el método, no es más que una medida parche", dijo a Publimetro el activista.

Desde la otra vereda, el entomólogo Alfredo Ugarte es enfático. "Defender a las avispas es una ignorancia inmensa. La véspula germánica y la véspula vulgaris son avispas introducidas desde Europa por lo que vienen a romper el equilibrio natural en Chile porque no tienen depredadores ni control natural".

¿Por qué son malas?

Era la década de los 70 cuando el entomólogo Luis Peña Guzmán paseaba por el puerto de San Antonio y se encontró con una avispa. Se cree que esta primera aparición vino de un barco alemán, que una avispa reina había escogido para anidar a su familia. "Hoy la tenemos desde La Serena hasta Tierra del fuego con un impacto en la fauna extraordinariamente importante", insiste Ugarte.

"Como hay cada vez más chaquetas amarilla hay cada vez más accidentes. De hecho hay dos casos de muerte en Chile. Y esta medida que como resultado de un trabajo de muchos años creo que es una gran medida porque la avispa mata toda mariposa, polilla, todo tipo de insectos, aves, anfibios, reptiles, animales mayores que tengan una herida, y para qué decir con las abejas", finaliza el conocido "bichólogo".

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo