Piñera por los 45 años del Golpe de Estado: evitó nombrar a Augusto Pinochet y "parafraseó" a Salvador Allende

El Mandatario en su discurso en La Moneda aseguró que el 11 de septiembre de 1973 la democracia murió porque "venía enferma". También postuló que la izquierda debe respetar la democracia y la derecha debe hacer lo mismo con los DDHH.

Por Jaime Liencura

Con motivo de una nueva conmemoración de los 45 años del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 el Presidente Sebastián Piñera realizó un discurso en el Palacio de La Moneda donde evitó mencionar la figura de Augusto Pinochet, omitió la palabra "dictadura" pero en el que utilizó una frase que dijo Salvador Allende en su último mensaje transmitido al país.

El Mandatario partió su alocución haciendo una revisión histórica de los hechos que terminaron con el bombardeo de La Moneda cuestionándose la razón que originó la llegada de los militares al poder.

"El 11 de septiembre de 1973 la democracia no murió de muerte súbita y sorpresiva: todos sabemos que venía enferma y desde hacía mucho tiempo", precisó el Mandatario.

Agregó que "quiero reafirmar que ninguna circunstancia, ningún contexto, va a justificar jamás las graves, reiteradas y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos (DDHH) que ocurrieron en nuestro país. Sin embargo, eso no significa que no podamos o que no debamos hacernos algunas preguntas y extraer algunas lecciones".

Tras eso volvió a preguntarse, "¿por qué se derrumbó nuestra democracia ese 11 de septiembre de 1973, qué males la aquejaban. En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia, de descalificaciones, de sectarismo y eso lo sabemos todos. Algunos sectores habían validado la violencia como un instrumento legítimo en la lucha por la conquista del poder y descalificaban a la democracia como una burguesa, sin valor, a la cual había que destruir por los votos o por las balas e intentaban implantar en Chile modelos totalitarios que eran resistido por la mayoría de los chilenos".

Situación de la izquierda y derecha en Chile

Junto con indicar que los chilenos deben aprender de su historia, el Jefe de Estado afirmó que "estoy convenido que la izquierda en nuestro país ha aprendido a condenar la violencia y a respetar la democracia y que la derecha en nuestro país ha aprendido a condenar los atropellos a los DDHH y a respetar la democracia".

También precisó que es conveniente recordar estos hechos, pero en ningún caso conviene vivir en el pasado.

"Los países tienen que recordar su historia pero nunca deben quedarse atrapados ahí, porque la historia ya pasó. Podemos hablar de ella, aprender de ella pero no podemos cambiarle nada. En cambio, el futuro es un libro abierto", precisó.

Parafraseó a Allende

Por último, hizo un llamado a la unidad convocando a dejar atrás "las pequeñas divisiones o pequeños rencores que tantas veces nos han desviado del camino".

Fue en esa línea que parafraseó el último discurso de Salvador Allende, emitido el 11 de septiembre de 1973 por Radio Magallanes cuando dijo que "más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre".

Usando parte de esas palabras el Presidente indicó que "más temprano que tarde, nuestros hijos, nuestros nietos y los que vendrán nos pedirán cuenta de nuestros actos y nuestros resultados en esta gran travesía hacia un chile desarrollado y sin pobreza".

"La historia nos ha enseñado que cada vez que nos hemos divido, hemos cosechado las más amargas derrotas, en cambio cuando nos hemos unimos, hemos conquistado los más hermosos triunfos", añadió.

Por último indicó que "quiero solidarizar con todos los familiares de aquellos que perdieron sus vidas ese 11 de septiembre de 1973".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo