Cambiar de banco como de compañía móvil: ¿cómo beneficiaría al usuario la portabilidad bancaria?

Desde la Superintendencia de Bancos confirmaron que trabajarán en la iniciativa. Expertos dicen que será un plus para los consumidores pero que su implementación tomará tiempo.

Por G.A./Publimetro

La iniciativa que busca que cambiarse de banco sea casi tan sencillo como buscar un mejor plan de compañía móvil, también llamada portabilidad bancaria, ya se planifica en la Superintendencia de Bancos (Sbif). Eso lo confirmó su presidente Mario Farren el lunes, especificando, eso sí, que recién será una urgencia cuando se pulan las nuevas modificaciones para la ciberseguridad.

En caso de concretarse la portabilidad, el escenario se pondría a favor de los consumidores. En caso de adquirir un crédito de consumo, por ejemplo, ya no se tratará de un compromiso adquirido con tu banco que se extiende hasta que se pague su totalidad, sino que un servicio con el que podrás migrar si encuentras otra institución que te entregue mejores condiciones.

Los beneficios

La idea de la Sbif es que cada persona pueda mover sus créditos y servicios asociados a su cuenta donde estime conveniente, de forma gratuita y ágil y sin importar el momento que elija.

El profesor de derecho económico de la Universidad Católica, Felipe Bravo, explica que "actualmente, la forma de cambiarse de banco es realizando el proceso de cierre de la cuenta corriente, el pago de las líneas de crédito y tarjetas de crédito asociadas", pero que a través de la portabilidad, "los clientes podrán solicitar que el nuevo banco los 'reciba' con los mismos productos que tenían en su antiguo banco", ejemplifica.

La oferta bancaria, por consiguiente, mejorará. Según comenta el académico, "la persona realizará el cambio cuando las condiciones en otro banco sean más favorables en términos de tasas de interés, comisiones, o productos a los cuales tiene acceso. Eventualmente, también, es un incentivo al cambio de banco un mejor servicio al cliente, acceso a sucursales, y beneficios asociados como cliente", añade.

Sobre eso, Pablo Barberis, docente de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile ,agrega que se podrá "cotizar los distintos productos bancarios con igualdad de condiciones, en base a información más uniforme y más estandarizada que lo que ocurre hoy. Así se evitan gastos innecesarios y mucho tiempo perdido en trámites y papeleo a criterio de cada institución. También habrá más competencia para retener y captar más clientes". Y por el lado de la banca, esta se verá favorecida por "la mayor inclusión financiera en el mercado nacional".

Implementación (y un posible contra)

De momento, la iniciativa no pasa de ser un anuncio, ya que en Europa tomó años su implementación. En España, por ejemplo, la portabilidad tenía fecha para 2016, pero recién a fines de este año podría estar en marcha. El economista y ex gerente general de la Asociación de Bancos (Abif), Alejandro Alarcón, afirma que la portabilidad es muy factible de implementarse pero tomará tiempo, ya que depende de que la Sbif "revise sus propias normas, y que de claridad a los cambios ya que se basan en archivos expresados en papel".

"Los bancos están muy preparados para asociarse, pero la portabilidad implica digitalizar los archivos, mejorar la tecnologización de los datos y potenciar cosas como la biometría para la comprobación de identidad", dice Alarcón, agregando que "aunque ya existe la competencia entre bancos, la condiciones mejorarán, sobre todo en la velocidad" de la movilidad financiera.

La interrogante es si las personas podrán mantener su número de cuenta al hacer el cambio. En España, por ejemplo, eso no es posible. Sin embargo, Alarcón no descarta un esfuerzo para unificar el sistema numérico de cuentas. "Lo importante es discutir y ver la mejor forma de implementarlo para hacerle la vida más fácil a los clientes", cierra.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo