Administrador apostólico pide que se respete el principio de confidencialidad por allanamiento de obispados

Pedro Ossandón, administrador de la diócesis de Valparaíso, estuvo presente durante el procedimiento.

Por Daniela Pinto

“Lo que cabe aquí es recordar dos principios fundamentales. Uno es el principio de colaboración con la justicia. Estamos comprometidos con la verdad y la justicia, y lo que más nos interesa es avanzar en esa materia. Y lo segundo es el principio de confidencialidad, o sea que hay una confianza que han hecho muchas personas, como testigos, como denunciantes y, si es el caso, como víctima, en los tribunales eclesiásticos. Entonces, la mayoría de esas personas piden confidencialidad”.

Esas fueron las palabras del obispo Pedro Ossandón, administrador del obispado de Valparaíso, que fue allanado hoy. Las pesquisas se llevaron a cabo de manera simultánea en sedes eclesiásticas de cuatro ciudades, para recopilar información sobre delitos sexuales contra menores de edad al interior de la iglesia.

Entre la documentación que se retiró de las dependencias católicas, se encuentran las investigaciones previas sobre abusos a menores que han realizado los obispados, así como las investigaciones canónicas, entre otros.

El fiscal de O'Higgins que estuvo a cargo del proceso en el obispado porteño, Sergio Pérez, confirmó que hay denuncias respecto a sacerdotes de la región, aunque sin precisar nombres. También explicó que se interrogó “todos aquellos que tienen cargos de responsabilidad en la tramitación de este tipo de investigación y la custodia de los documentos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo