Más muertos que en la guerra de Siria: Latinoamérica es la región más violenta del mundo

El crimen violento no es un problema nuevo en América Latina, pero las cifras de los últimos informes sugieren que se trata de una crisis que ha pasado desapercibida durante demasiado tiempo.

Por Agencias

"América Latina es el hogar de solo el 8 por ciento de la población mundial, pero el 33 por ciento de sus homicidios. De hecho, solo cuatro países de la región, Brasil, Colombia, México y Venezuela, representan una cuarta parte de todos los asesinatos en la Tierra. De los 20 países en el mundo con las tasas de homicidios más altas, 17 son latinoamericanos, al igual que 43 de las 50 ciudades más importantes", así comienza el  lúgubre  análisis de The Wall Street Journal  que muestra la verdadera tragedia latinoamericana: la región es el lugar más violenta del mundo.

"Casi uno de cada cuatro homicidios sucede en sólo cuatro países: Brasil, Venezuela, México y Colombia. El año pasado un récord de 63.808 personas fueron asesinadas en Brasil. México también marcó un récord con 31.174, y en lo que va de este año los homicidios han aumentado otro 20 por ciento".

400 personas mueren asesinadas cada día, en un total anual  de 140 mil víctimas de homicidio. Ni siquiera en Siria muere tanta gente como en América Latina, dice el periódicio. 

Tal como sostiene el diario The Economist, "el año pasado 140,000 personas fueron asesinadas en América Latina, más de lo que se perdió en todas las guerras del mundo en casi todos los años de este siglo".

Pero, ¿cuál es el motivo de esos récords trágicos? La región "tiene la brecha más grande del mundo entre ricos y pobres", "grandes partes de la economía son informales", "hay poderosos grupos del crimen organizado como los carteles de la droga" y las instituciones "son débiles y están impregnadas de corrupción", señala el informe.

Sin embargo, hay motivos para la esperanza. En la década de 1990, los funcionarios colombianos comenzaron a utilizar datos para identificar zonas críticas de delincuencia y medir la efectividad de la intervención policial..

Razones del problema endémico

Un informe del Instituto Igarapé, de un grupo de expertos no partidista centrado en América Latina, está dedicado a comprender las razones del problema del homicidio endémico de la región. Entre las posibilidades señalan  por ejemplo que en América Central, el narcotráfico es una causa importante de la violencia. En otros lugares, un gran contribuyente es la rápida urbanización, que conduce a una concentración de desigualdad, desempleo, servicios gubernamentales inadecuados y armas de fuego en las ciudades. Encontrar una solución es difícil. Movilizar al ejército puede empeorar las cosas, mientras que la policía a menudo está poco entrenada y corrupta.  Los autores del informe Igarapé dicen que a menudo no hay suficientes oficiales, particularmente en áreas de alta criminalidad. En ocasiones, los agentes están involucrados en el crimen organizado (o, al menos, están dispuestos a mirar hacia otro lado). Como era de esperar, la mayoría de los asesinatos no se resuelven. En algunas partes de América Latina, solo uno de cada 20 asesinatos reportados se resuelve alguna vez.

La impunidad y la corrupción se suman a la deficiente respuesta de los Estados a la delincuencia y los homicidios, que a su vez pueden enviar el mensaje de que los homicidios están realmente permitidos, dice también la organización Insight Crime. 

Al igual que los Estados Unidos, América Latina está inundada de armas. Dos tercios de todos los asesinatos en Centroamérica se cometen con armas de fuego; en América del Sur, es aproximadamente la mitad. El promedio global es 32 por ciento.

Según señala el Washington Post,  esta violencia se traduce en miedo generalizado entre los ciudadanos. El crimen violento no es un problema nuevo en América Latina. Pero las cifras en el último informe del Instituto Igarapé sugieren una crisis que ha pasado desapercibida durante demasiado tiempo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo