Nuevo golpe para La Manada: cuatro integrantes serán juzgados por otro delito sexual

Los cuatro miembros son acusados por presuntos abusos sexuales y un delito contra la intimidad a una joven inconsciente camino a Pozoblanco

Por Francisca Herrera

Cuatro integrantes de La Manada, grupo que fue condenado a nueve años de cárcel por abusos sexuales a una joven durante la Fiesta de San Fermín del 2016, serán juzgados por un nuevo caso de abuso sexual.

Se trata de un presunto delito perpetrado por José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero en Pozoblanco (Córdoba), tan sólo dos meses después del ataque en San Fermín.

La nueva víctima, de 21 años, denunció que en mayo del 2016 los cuatro integrantes de grupo la toquetearon, besaron, y, al igual que el caso anterior, grabaron los abusos mientras ella se encontraba en estado de profunda inconsciencia en el interior de un vehículo, para luego compartirlos a través de grupos de WhatsApp refiriéndose a ella como la "bella durmiente".

El delito

En un video de 46 segundos, encontrado en el móvil de uno de los implicados, se ve a la mujer entre el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y el peluquero Jesús Escudero, mientras que el guardia civil Antonio Manuel Guerrero conduce el automóvil y José Ángel Prenda va a su lado. Sólo faltó Angel Boza que no se encontraba en el lugar.

Durante el camino, el grupo de amigos se mofa y entre todos tocan los pechos de la mujer inconsciente, que decidió volver a Pozoblanco junto al grupo desde la feria de la localidad de Torrecampo. Cabezuelo, que la tiene abrazada, la besa sin que ella haga algún signo de acompañamiento. Los “comportamientos van seguidos de risas bajas”, detalla la jueza, según El País.

Cuando llegaron a Pozoblanco, el militar y la víctima se pasaron a los asientos delanteros cuando los demás abandonaron el vehículo. Antes de llegar a su casa la joven se despertó y Cabezuelo le dice que le practique una felación, al negarse este la abofetea en la cara y el brazo, la echa del auto mientras le dice que es una "puta".

La joven supo los abusos que sufrió dos meses después, cuando la policía la contactó para mostrarle los videos encontrados en el celular de uno de los integrantes de La Manada tras el ataque en San Fermín. Ella sólo recordaba que había conocido a un sevillano la noche anterior y tenía registro de los moretones que le infringieron.

Una jueza de Pozoblanco procesó a los cuatro integrantes por presuntos abusos sexuales y un delito contra la intimidad. Cabezuelo también es juzgado por el delito de maltrato debido a la bofetada que le dio a la víctima.

"No están de acuerdo con los hechos que se relatan en el auto de la jueza, que contienen contradicciones muy serias y evidentes, ni tampoco en las imputaciones”, señaló el abogado que defiende a los cuatro acusados, Jesús Pérez, al medio español.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo