¿Haciendo la práctica? Así te puedes quedar trabajando de manera definitiva

Entender que cada tarea que se haga es un aprendizaje, es una de las claves.

Por Publimetro

Estamos próximos a entrar en el último trimestre de este año y es una realidad que muchos estudiantes deben enfrentarse a su práctica profesional. Aunque la experiencia laboral siempre es un factor importante al buscar un trabajo, los requisitos para conseguir la pasantía son un tanto distintos.

Al respecto, Karina Pérez, directora de Robert Half en Chile, compañía internacional especialista en reclutamiento, explica que los empleadores no demandan trayectoria laboral cuando contratan practicantes. En su mayoría, quienes necesitan este tipo de trabajos, son alumnos recién egresados que no han tenido un desarrollo de carrera ni la oportunidad de desempeñarse en forma profesional, por lo que esta es una primera instancia para demostrar sus habilidades.

La capacidad para formar equipos, adaptarse al cambio y trabajar bajo presión son algunas de las competencias que se debiesen buscar en los practicantes. Además, hay que considerar aspectos técnicos, como el manejo de idiomas, las ayudantías realizadas en la universidad, los talleres extracurriculares y cualquier otro tipo de formación”, asegura la experta en selección.

Cómo quedarse con el puesto

Ahora bien, una vez finalizado el proceso de pasantía, hay quienes desean formalizar su trabajo y firmar contrato en la empresa. Este es un paso fundamental para los practicantes, quienes durante meses han desarrollado sus capacidades para, eventualmente, llegar a ser profesionales de la compañía.

“Para que el empleador considere la posibilidad de contratar al practicante, este debe haber demostrado un compromiso real con la compañía, por el trabajo que desempeñó e interés por seguir aprendiendo”, afirma Pérez.

Para que esto suceda, aquí encontrarás algunos consejos para que saques el máximo provecho a tu proceso de práctica y puedas conseguir un contrato formal.

  1. Asume nuevos desafíos: cada día puedes hacer cosas diferentes, no te limites a lo que se te hace fácil. Ir más allá puede marcar una gran diferencia en la percepción que los demás tienen de tu trabajo.
  2. Cada tarea es un nuevo aprendizaje: la práctica profesional es una instancia para conocer y avanzar en tu desarrollo de carrera. Intenta profundizar en aquellas cosas que son desconocidas y siempre aprovecha las oportunidades de expandir tus conocimientos.
  3. Acepta críticas y consejos: todos quienes te rodean querrán ayudarte en esta etapa. ¡Acepta la ayuda que te ofrezcan! De esta forma, tu proceso de adaptación será más rápido y, por ende, más eficiente tanto para ti como para el resto.
  4. Sé proactivo: aunque probablemente no puedas tomar muchas decisiones, todo jefe valora el interés de sus empleados por mejorar la empresa. Además, una mirada nueva siempre es útil, así que… ¡no tengas miedo de dar tu opinión!

Por otro lado, siempre es importante tener un currículum actualizado que dé a conocer tus principales logros, no necesariamente en torno a lo laboral. Aquí te dejamos algunos tips para que puedas destacar tus capacidades en tu CV:

  1. Habla sobre ti: debes mostrar las cualidades que te diferencian de otros candidatos y que darán un valor agregado a la empresa. Pero no te debes extenderte en más de cuatro líneas. No exageres. Siempre sé honesto cuando hables de ti.
  2. Deja en evidencia tus logros: si bien no cuentas con experiencia laboral aún, tus logros académicos son lo más cercano que los empleadores encontrarán para conocer al futuro profesional. En esta sección debes mostrar tus promedios altos y reconocimientos obtenidos, nivel de idiomas, seminarios, etc.
  3. Usa referencias personales: durante la vida universitaria, conocerás a muchos profesores que reconozcan tu buen trabajo en sus cursos. Estos serán los indicados para pedirles una carta de recomendación, ellos pueden hablar de tu desarrollo en su materia. Estas referencias personales le darán un plus a tu CV. Especifica que cuentas con ellas y que podrías entregarlas si el empleador las desea.
  4. Voluntariados o estudios en el extranjero siempre es bueno: si has sido parte de algún programa de voluntariado o has sido estudiante de intercambio, no dudes en incluir esta información en tu curriculum. Recuerda, resaltar tus habilidades blandas también es importante para que la empresa te conozca.
  5. Idiomas: cada vez es más necesario para las empresas contar con personas que manejen distintos idiomas. Sin duda, el trabajo de practicante en su mayoría requiere cumplir con tareas prácticas, entre ellas, la traducción de documentos.

No olvides que no existe mayor logro personal que ser uno mismo siempre. No tener experiencia laboral no debiera opacar tus oportunidades de crecer profesionalmente mientras demuestres que estás preparado para asumir nuevos retos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo