Apetito voraz en el mundo de la moda: Michael Kors se hace con la italiana Versace y apuesta a masificar el lujo

La firma norteamericana apuesta a que la compañía de Milán facture más del doble y haga crecer sus sucursales de venta para llevar la moda italiana a la vuelta de la esquina.

Por Publimetro

Fueron cerca de 2.120 millones de dólares los que desembolsó la estadounidense Michael Kors para quedarse con la exclusividad de la moda italiana que representa Versace. La transacción, que se valora como la gran jugada en el mundo de la moda de los últimos días, forma parte de una estrategia de la marca norteamericana para expandirse al imperio del lujo.

"Versace, reconocida durante mucho tiempo como una de las principales compañías de moda de lujo del mundo, es sinónimo de glamour y estilo italianos (…) se ha firmado un acuerdo definitivo para adquirir todas las acciones en circulación de la firma italiana de moda de lujo Gianni Versace SpA por un valor total de 2.120 millones dólares", aseguró la compañía en un comunicado.

Los rumores venían hace días pero varios analistas y personajes de la moda se resistían a pensar que la marca fundada por Gianni Versace en 1978, sinónimo de distinción y lujo en Milán, fuera absorvida por Michael Kors, firma estadounidense ligada actualmente a la masividad y las casas de descuento. Pero se concretó. Eso sí, Versace, en el papel, seguirá funcionando como una marca independiente y con gestión propia, prometen desde Kors.

¿Versace por todos lados?

Pese a que Michael Kors habría adquirido Versace sin la intención de interferir en sus diseños y estilo, la firma estaounidensi sí tiene altas expectativas en su plan de negocios. Los nuevos dueños señalan su intención de hacer que l facturación de la empresa italiana crezca de 683 millones a cerca de 2.000 millones de dólares, asegurando, además, que a las 200 tiendas en el mundo le agregarán otras 100 más.

La estrategia de masificar el lujo no es nuevo en Michael Kors, luego de que en 2017 comprara en cerca de mil millones de dólares a la fabricante británica de zapatos exclusivos Jimmy Choo. Por eso, Kors se escuda en sus dos nuevas compras ilustres para cambiar el nombre de la empresa, que pasará a llamarse Capri, en honor a la isla italiana. La jugada se realiza en parte para rescatar a la propia Michael Kors, que en los últimos años hizo que sus productos se vieran más ligados a casas de descuento que a tiendas exclusivas, pero, a su vez, intenta arrastrar a Versace a la masificación, prometiendo un auge en sus ventas y más sucursales de ventas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo