Desesperación y caos en Indonesia por el sismo y tsunami: muertos son enterrados en fosas ante peligro de enfermedades

Fosas comunes y avalanchas agravan la tragedia por el tsunami en Indonesia

Por Agencias

A raíz de un terremoto de magnitud 7.5 y un tsunami de 20 pies el viernes que mató al menos a 1.234 personas, la ciudad de Palu, en el este de Indonesia, todavía se tambaleaba. Los residentes hambrientos pedían ayuda, los hombres armados buscaban tiendas cerradas, las multitudes asediaban el aeropuerto y las fugas masivas de la cárcel dejaban a los prisioneros en libertad.

Se espera que el número de muertos aumente a medida que los rescatistas limpien los escombros y encuentren más cuerpos.  El grave daño causado por los desastres naturales también ha impedido la llegada de maquinaria pesada y equipos de rescate, lo que obligó a los sobrevivientes a recurrir a las únicas herramientas que tienen, sus propias manos.

En Poboya, en las colinas de Palu, voluntarios cavaron una fosa común de 100 metros de largo y comenzaron a llenarla con cientos de cuerpos en bolsas. Se dieron instrucciones para prepararse para que se enterraran hasta 1.300 víctimas, a fin de evitar la propagación de enfermedades.

El portavoz local del ejército, Mohammad Thorir dijo que la zona adjunta a un cementerio público puede albergar hasta 1.000 cuerpos. Todas las víctimas, que provienen de hospitales locales, han sido fotografiadas para ayudar a sus familiares a saber en dónde se encuentran enterrados sus seres queridos. Imágenes captadas en video muestran a los residentes caminando de bolsa en bolsa, abriéndolas para ver si pueden identificar los rostros.

Alrededor del mediodía, rescatistas, con las bocas cubiertas con mascarillas, trasladaron 18 cuerpos y los colocaron en la fosa. Una retroexcavadora aguardaba para poner tierra sobre los cuerpos. Se prevén más sepulcros.

La ira y la desesperación aumentan a medida que los residentes se enfrentan a un cuarto día sin comida ni agua.

Más de 25 países han ofrecido asistencia después de que el presidente indonesio Joko "Jokowi" Widodo hizo un llamamiento para obtener ayuda internacional. Poco de eso, sin embargo, ha llegado a la zona de desastre, y los residentes cada vez más desesperados tomaron alimentos y combustible de las tiendas dañadas y pidieron ayuda.

“Preste atención a Donggala, Sr. Jokowi. Preste atención a Donggala ", gritó un residente en una transmisión de video en la televisión local, refiriéndose al presidente. "Todavía hay muchos pueblos desatendidos aquí".

El jefe administrativo de la ciudad, Kasman Lassa, dio permiso a los residentes para sacar comida, de las tiendas pero nada más.

"Todos tienen hambre y quieren comer después de varios días de no comer", dijo Lassa en la televisión local. “Les hemos  proporcionando comida, arroz, pero no fue suficiente. Hay mucha gente aquí. Entonces,  no podemos presionarlos para que se mantengan por mucho más tiempo ".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo