Ex presidente boliviano Carlos de Mesa lapida a Evo Morales y avala la tesis chilena

Mesa se desmarca de la versión de Evo Morales con respecto a la derrota en La Haya y habla de posibles nuevos actores para la relación bilateral, dejando presuntamente fuera al presidente boliviano

Por Irene Ayuso Morillo

El ex presidente y vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, pidió este jueves aceptar el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que estableció que Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano al Océano Pacífico, y sugirió encarar una nueva etapa de la relación bilateral con "nuevas personas".

Usó su cuenta de YouTube, en un mensaje que evidentemente marca distancia con respecto a la postura del presidente Evo Morales en su manejo del fallo y sobre el futuro del tema marítimo.

"Cualquier Estado, cualquier nación que se respete, (también debe) respetar el derecho internacional y la existencia de instituciones de esa naturaleza, una de ellas la propia Corte, (por lo tanto) en mi opinión se debe respetar y aceptar el fallo sea favorable o sea contrario, como nos ha ocurrido en este caso”, sostuvo Mesa.

Señala además que se debe respetar el fallo de la CIJ porque Bolivia insistió permanentemente, antes de conocer el veredicto, que Chile debía acatar cualquiera que fuese el resultado. “En ese contexto, no veo ninguna razón que explique o justifique que ahora digamos lo contrario. Es digno para nuestro país aceptar lo que la Corte ha dicho”, reiteró Mesa, después de que en pasadas horas, el propio canciller boliviano, Diego Pary, afirmó que el país no tiene ninguna obligación impuesta para cumplir el fallo y por tanto “no tiene nada que cumplir”.

La declaración del vocero fue cuestionada por varias autoridades del gobierno que no aceptan que Bolivia perdió contra Chile en La Haya, y creen que hablar de nuevas personas se refiere a cambiar al presidente Evo Morales.

Así lo interpreta la propia presidenta de Diputados, Gabriela Montaño,  quien insinuó que el ex mandatario se hace eco de los dichos del ex presidente chileno Eduardo Frei, quien sugirió que Chile debe negociar con un presidente que no sea Evo Morales.“Para nosotros sería ideal que el próximo año tengamos un presidente electo de Bolivia que esté dispuesto a dialogar y seguir construyendo una unidad; afianzar lo que hemos hecho”, puntualizó ese día.

Asimismo, Montaño interpretó que con sus palabras pretende bajarse del equipo que vio el tema marítimo y proyecta el del manantial Silala, también ante La Haya.

También “A su estilo, tibio, Mesa, que mantuvo silencio desde el 1 de octubre (pos fallo), ahora desliza que en (el) caso marítimo hay que volcar la página, pero ‘con nuevas personas’. Siempre midiendo y calculando qué le conviene políticamente; nunca pensando en la Patria, ni en el pueblo”, escribió a ministra de Comunicación, Gisela López en su cuenta de Twitter.

El ex presidente  reconoció que hubo un “error de apreciación” de parte de los abogados de Bolivia en la demanda y reconoció también que se generó una “sobre expectativa” optimista:  “El país sintió durísimamente un golpe que, por supuesto, no esperaba dado que le habíamos dicho que las posibilidades de Bolivia eran altísimas para ganar el caso”, indicó.

Mirando hacia el futuro remarcó: “Bolivia debe pasar página, no en un sentido definitivo, no negando su propia reivindicación histórica, sino comprendiendo que hay que encarar de una manera nueva, de una manera remozada, las relaciones bilaterales con Chile. Diálogo, confianza, encarar los problemas pendientes que no están vinculados solo con la cuestión del mar… Esto implica un cambio, la necesidad de un nuevo escenario, y de nuevas personas para llevar adelante esas iniciativas que puedan tener éxito en nuestra relación bilateral”.

Según consigna el diario El Deber, para el fin de semana se anunció otro video en YouTube. Aparentemente, esta vez el ex mandatario anunciará su futuro político, tal como lo había prometido antes de viajar a La Haya, es decir, si hace pública su candidatura.

Al margen de su candidatura, el líder de UN, Samuel Doria Medina, exigió a Carlos de Mesa que más allá de sus palabras “grandilocuentes” asuma su responsabilidad en la derrota sufrida en La Haya, porque él convenció a Bolivia que la demanda era viable.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo