Trabajadores de Subus desconocen actos vandálicos en máquinas: "Son infiltrados"

Transportes cifró los buses dañados en "más de 300" y anunciaron acciones legales, pero el presidente de uno de los sindicatos movilizados descarta que sean conductores movilizados.

Por Jaime Liencura

Esta mañana el Ministerio de Transportes cifró en "más de 300" las máquinas del Transantiago que han sufrido daños a causa de la huelga de tres sindicatos de trabajadores de Subus. Este número se suma a las acusaciones de "vandalización" de micros que hizo la propia jefa de ese ramo, Gloria Hutt.

La autoridad incluso indicó que hay registros que apuntan a que trabajadores han lanzado ácido a los buses. En el registro que manejan, se ven a personas usando la chaqueta de Subus y aunque no queda del todo claro que el líquido lanzado sea un químico, Hutt ya anunció acciones legales contra quienes resulten responsables.

"Sí está confirmado y además hay videos. También hay otras personas que no son de la empresa pero hay alteraciones o bloqueos de terminales producidas por los trabajadores. Vamos a iniciar acciones legales, sí", precisó Hutt.

Respuesta de los trabajadores

Sin embargo, los trabajadores ponen en duda este registro. "Nosotros no nos hacemos responsables de los daños que ocasionen otras personas. Ayer cuatro personas que no son integrantes de los sindicatos en huelga, estaban 'apurando' a los trabajadores para que quebraran vidrios o dañaran máquinas. Nosotros reportamos de esta situación a Carabineros y ellos los subieron a una patrulla y los sacaron", se quejó con Publimetro Giovanni Barrueto, presidente del Sindicato de Trabajadores San José de Subus.

"Son infiltrados. Sí, para ser sincero, puede haber uno que otro colega que esté descontento pero hay que pensar que esta es una agrupación de sindicatos que está negociando con 1.220 trabajadores", agregó el dirigente sindical.

Hacen llamados a sus afiliados

Ante la posibilidad que se judicialice el hecho, indica que están tranquilos. "Ellos están en la obligación de hacer querellas que quieran, pero también tienen que darse cuenta, el Estado, que ellos han provocado esto. Si las condiciones de los buses estuviera mejor, quizás no estaríamos en huelga. Si hubiesen mejores condiciones, quizás el colega que falleció aplastado por su propia máquina cuando se bajó a orinar no hubiese muerto", precisó Barrueto.

"En las reuniones, a través de los parlantes que usamos en las movilizaciones y en el grupo de Whatsapp que tenemos los conductores estamos haciendo un llamado a que no hagan vandalismo. Si algunos trabajadores están descontentos, eso ya escapa de nuestras manos", agregó el dirigente.

Negociación no ha dado frutos

Más allá de esto, el dirigente no ve que la huelga termine en las próximas horas. Pese a que indica que han sido flexibles y que están dispuestos a "negociar de buena fe", afirma que no hay la misma voluntad de parte de la contraparte.

"Nosotros como último piso pedimos un aumento de un 4% del IPC en los sueldos. Ellos nos ofrecen el 3%. Ya, aceptamos eso pero entonces que nos den las condiciones mínimas para poder cumplir nuestra función: baños en todos los recorridos que salen de cabezales como mínimos", señaló.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo