Las humillantes pruebas anales para perseguir a homosexuales en Túnez

Activistas critican la falta de "voluntad política para eliminar el artículo 230 del Código Penal, que criminaliza las relaciones homosexuales y por el que unas 60 -70 personas son arrestadas al año en Túnez

Por Irene Ayuso

En Túnez, si te detienen en el marco de la ley anti-gay de ese país, las autoridades pueden someterte a un "examen anal" obligatorio. Según ellos, se trata de un examen para encontrar "evidencia" de tu orientación sexual.

"El test anal es un ataque contra los derechos humanos y está considerado por la ONU como una forma de tortura", denuncia Ahmed Ben Amor, vicepresidente de Shams, una asociación que defiende los derechos de los homosexuales en Túnez.

El Consejo Nacional del Colegio Médico de Túnez hizo un llamado a los médicos a dejar de realizar exámenes anales sin consentimiento.

"Los médicos tunecinos han dado un valiente paso en la oposición al uso de estos tortuosos exámenes», declara Neela Ghoshal, investigadora de derechos del colectivo LGBT para Human Rights Watch, aunque advierte que puede haber personas que se sientan obligadas a dar su "consentimiento" para que les realicen esta prueba bajo determinadas circunstancias. "Para asegurarse de que las pruebas anales forzadas en Túnez terminen de una vez por todas, la policía debe dejar de solicitar los exámenes y los tribunales deben negarse a admitir sus resultados como prueba", explica la activista.

Los exámenes anales resultan dolorosos y humillantes para el individuo. Consisten en introducir el dedo por el ano, con la ayuda de vaselina, para introducir después un tubo con la intención de confirmar si hay restos de esperma en el interior.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo