¿De qué nos estamos alimentando?: comunidad científica en alerta tras encontrar por primera vez microplásticos en excrementos humanos

"Las partículas microplásticas más pequeñas son capaces de entrar en el torrente sanguíneo, el sistema linfático e incluso pueden llegar al hígado", detallaron los investigadores sobre los efectos que pueden tener estos elementos en las personas.

Por Nathaly Lepe

Desde fines del 2017 las alertas se levantaron por la confirmación científica de que los peces contenían en sus sistemas digestivos microplásticos, producto de las piezas de este material que se degradan en el océano.

Este año, una investigación publicada en junio confirmaba por primera vez la presencia de microplásticos en crustáceo chileno de consumo masivo. Y aunque el tema resultaba preocupante, los efectos de su consumo para los humanos no estaba realmente calor.

Ahora, la situación se ha vuelto un poco más compleja porque una investigación publicada por el medio inglés The Guardian, la presencia de microplásticos en el sistema digestivo humano.

La investigación fue liderada por la Agencia de Medio Ambiente de Austria, y analizó a un pequeño grupo de participantes de Europa, Rusia y Japón, en los que se encontró que los ocho tenían partículas microplásticas en sus muestras de heces.

En la misma línea, el estudio reveló que de las 10 variedades analizadas, se identificaron nueve plásticos diferentes en los desechos humanos, siendo el polipropileno y el poli (tereftalato de etileno) los más comunes.

"En promedio, se encontraron 20 partículas de microplástico en cada 10 gramos de excretas. Los microplásticos se definen como partículas de menos de 5 mm, algunas de ellas creadas para su uso en productos como los cosméticos, pero también por la descomposición de piezas de plástico más grandes, a menudo en el mar", se detalla.

Dramáticos resultados

Según los propios investigadores, los resultados permiten extrapolar que "más del 50% de la población mundial podría tener microplásticos en sus deposiciones", aunque advierten que para confirmar dicha cifra es necesario realizar estudios más avanzados y a mayor escala. 

"Este es el primer estudio de este tipo y confirma lo que sospechamos desde hace mucho tiempo, que los plásticos finalmente llegan al intestino humano",sostuvo sobre los resultados obtenidos el líder de la investigación, Philipp Schwabl.

De particular preocupación es lo que esto significa para nosotros, y especialmente para los pacientes con enfermedades gastrointestinales ", agregó el académico de la Universidad de Viena.

Efectos del microplástico

Sobre los efectos que puede tener la presencia de estos materiales en los cuerpos de las personas, Schwabl detalló que "las partículas microplásticas más pequeñas son capaces de entrar en el torrente sanguíneo, el sistema linfático e incluso pueden llegar al hígado".

"Ahora que tenemos la primera evidencia de microplásticos dentro de los humanos, necesitamos más investigación para comprender qué significa esto para la salud humana", sentenció el investigador. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo