9 mitos sobre la donación de órganos que confunden a las familias

Desde el Ministerio de Salud registraron altas cifras de rechazo a donar, por parte de los familiares. Si la situación se mantiene, se podrían superar las cifras del 2017.

Por Consuelo Rehbein

Las listas de espera por un donante de órganos, sigue en aumento. Y también ha aumentado el número de familias que no están dispuestas a donar los órganos de su familiar fallecido.

Según cifras del Ministerio de Salud, el primer semestre del 2018 terminó con un 63% de rechazos a la donación de órganos de familiares. Si bien, aún no termina el año, de continuar la tendencia se superaría el porcentaje del 2017. El año pasado, un 48% de las familias se negaron a la donación.

corazón El corazón suele ser el órgano más demandado en la lista de transplantes. / Getty

¿Cuáles serían los motivos detrás de dicha decisión? En gran parte, mitos relacionados con el estado de salud del donante y con el posterior estado de su cuerpo tras la extracción de órganos.

Conversamos con Fernando Olguín, cirujano de tórax de Clínica Vespucio. El especialista señala que son muchos los mitos alrededor de la donación de órganos y que "siempre han existido". "Pero antes de derribar los mitos, hay que señalar que nunca ningún profesional de la salud hará algo a favor de dejar a alguien como donante", aclara el médico.

Mito 1: "Me van a dejar morir, para ser donante"

En esa misma línea, el especialista explica que "por norma, los equipos de transplante no saben de la existencia de un probable donante, hasta que en este paciente se ha declarado muerte encefálica". De hecho, dicha muerte debe estar declarada por, a lo menos, dos profesionales diferentes.

Mito 2: "El cuerpo no queda en buenas condiciones para el funeral"

El especialista explica que "el paciente queda en buenas condiciones". Toda la extracción de órganos es un procedimiento realizado cuidadosamente por equipos especializados, los que tienen en constante consideración el respeto por el cuerpo fallecido del donante.

Mito 3: "Un donante es la última prioridad en un accidente"

En este punto, Olguín es categórico: "esto no sucede, porque el equipo médico desconoce si la persona es donante o no". Ante una urgencia, se le da la misma prioridad a las personas, variando solamente por el nivel de gravedad y urgencia de la atención requerida.

Mito 4: "Las personas con más recursos son prioridad para recibir un órgano"

Esto tampoco tiene fundamento alguno, pues la lista de personas en la espera de un órgano es administrada por el Servicio de Salud Pública. Ningún profesional puede decidir por si solo para quien es o no determinado órgano. Se siguen protocolos y un orden que es administrado por las autoridades de salud.

Mito 5: "Si no manifesté la voluntad de no donar, cuando muera automáticamente mis órganos serán donados"

Esto también es falso, pues la ley dice que todos los mayores de 18 años son donantes universales, a menos que hayan realizado una declaración ante notario manifestando lo contrario. Sin embargo, es la familia del posible donante quien tiene la última palabra.

Mito 6: "Te van a extraer todos los órganos"

Una vez declarada la muerte encefálica y tras los protocolos de donación, queda explícito en los formularios qué órganos se donarán. Por lo que esa idea de "un cuerpo vacío", no es tal. Es importante conversar este tema con la familia, si es que hay algún requerimiento en particular, sea por alguna tradición religiosa u otro.

Mito 7: "La familia del donante debe costear el procedimiento"

De acuerdo a la Ley de Trasplantes, los gastos relacionados con la extracción de órganos se traspasan al sistema de salud del receptor o los receptores de los órganos. La familia de quien dona no debe pagar nada.

Mito 8: "La familia sabrá quienes recibieron los órganos de sus seres queridos"

Según lo establecido por la ley de donación de órganos, ésta se trata de un acto altruista, solidario y totalmente anónimo. Por lo tanto, ni la familia del donante, ni el receptor y su familia se conocen. Al menos no bajo las normas chilenas.

Mito 9: "No te puedes arrepentir de ser donante"

Si bien, todos somos donantes siendo mayores de 18 años, en cualquier momento de la vida te puedes arrepentir de ser donante. Para aquello, debes realizar una declaración jurada manifestando tu negativa. Acto seguido, serás anotado en el Registro de No Donantes.

El cirujano de tórax de Clínica Vespucio, Fernando Olguín, hizo un llamado a las familias. "Contamos con muchos profesionales que conforman los equipos de transplante, pero Chile el 2017 quedó bajo el promedio mundial de donación de órganos. El llamado es a informar e ir derribando estos mitos", señaló.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo