La 'otra' Michelle: quién es la futura primera dama de Brasil

Pareja de Jair Bolsonaro desde 2007, la mujer de 36 años mantiene un bajísimo perfil. Domina la lengua de señas y pertenece a una comunidad evangélica.

Por Publimetro

Para Chile su nombre resulta familiar, pero la prensa internacional la compara con Melania Trump. Michelle Bolsonaro, la nueva primera dama de Brasil, pasará del bajo perfil a convertirse en una de las mujeres más influyentes del continente.

La nacida hace 36 años en Brasilia se conoció con el nuevo presidente brasileño en 2007, cuando se desempeñaba como secretaria del congreso. Su noviazgo fue breve: seis meses después ya estaban casados.

Del anonimato solo la sacó su contratación como asesora del partido del ex militar. La justicia la aportó de ese cargo por nepotismo, luego de conocerse que Bolsonaro le triplicó el sueldo.

Después del nacimiento de Laura (7), la pareja festejó una ceremonia religiosa en 2013 con 150 invitados. Residen en Barra de Tijuca, en Rio de Janeiro, casa que fue resguardada después del ataque con un arma blanca que sufrió el político de ultraderecha.

Lejos de la dureza de su cónyuge,  Michelle ha cultivado un perfil más cercano debido a su interés por causas humanitarias. Domina la lengua de señas, lo que ha demostrado en los videos de su marido.

"Es un llamado que yo tengo, estar próxima a personas con deficiencias, a los sordos. Tengo mucho amor por esa comunidad", dijo durante la campaña.

Pese a ello, sus críticos dicen que no ha marcado suficiente distancia de los polémicos dichos de su esposo. "Es humano, se preocupa por las personas, es un ser maravilloso, quien convive con él sabe que él es así", ha dicho sobre Bolsonaro.

También se ha desacado su rigor con sus hijas -también es madre de una adolescente de 16 años-. "Está siempre pendiente de lo que las hijas hacen. Bolsonaro dice que cuando ella está en el comando, peleando con las hijas, él ni se mete por miedo", sostuvo el pastor evangélico Silas Malafaia, de la iglesia baptista a la que asiste los domingos.

El triunfo de este domingo, sin embargo, supondrá que Michelle se aleje de ese rito: deberá trasladarse a Brasilia el 1 de enero de 2019, cuando Bolsonaro asuma la presidencia de Brasil.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo