El mayor asesino serial desde la II Guerra Mundial: La historia del enfermero alemán acusado de matar a 100 pacientes por "aburrimiento"

El enfermero Niels Högel cometió esos homicidios del 2000 al 2005 en los hospitales de Alemania donde trabajaba, sin que sus jefes, la policía o la justicia pudieran reaccionar

Por Agencias

Un ex enfermero acusado de asesinar a 100 pacientes en dos hospitales en Alemania hace un decenio le dijo a un tribunal el martes al comenzar su juicio que los cargos en su contra son mayormente certeros.

Niels Hoegel, de 41 años, cumple ya una sentencia a cadena perpetua por otros dos asesinatos. Su juicio en la ciudad noroccidental de Oldenburg comenzó con un minuto de silencio por los pacientes.

A la pregunta del juez Sebastian Buehrmann de si los cargos eran acertados, Hoegel respondió: “¡Sí!, reportó la agencia noticiosa dpa. En el sistema judicial alemán no existen declaraciones formales de culpabilidad o inocencia por los acusados.

Los cargos se derivan de cuando Hoegel trabajó en un hospital en Oldenburg entre 1999 y el 2002 y otro hospital en la vecina Delmenhorst del 2003 al 2005. Las víctimas tenían edades entre 34 y 96 años.

Hoegel fue convicto en el 2015 de dos asesinatos y dos intentos de asesinato. Dijo entonces que él intencionalmente había causado crisis cardiacas en unos 90 pacientes en Delmenhorst porque disfrutaba la sensación de poder resucitarlos. Más tarde les dijo a los investigadores que había matado también a pacientes en Oldenburg.

Las autoridades investigaron subsiguientemente centenares de muertes, exhumando los cadáveres de antiguos pacientes.

La corte en Oldenburg realiza el juicio en una sala establecida en un centro de conferencias, escogida para poder recibir a un gran número de codemandantes y el público interesado en el proceso.

El juez Buehrmann abrió la sesión pidiendo a los presentes que se parasen para un minuto de silencio por los pacientes muertos.

"Todos sus familiares merecen que su recuerdo sea honrado”, independientemente de si Hoegel tuvo o no algo que ver con sus muertes, dijo Buehrmann. “Vamos a hacer todos los esfuerzos posibles para determinar la verdad”.

El juez le prometió a Hoegel un juicio justo.

Hoegel le dijo a la corte que él tuvo una infancia “protegida”, libre de violencia. Dijo que su abuela y su padre, ambos enfermeros, fueron sus ejemplos para decidir su profesión.

Una nueva convicción afectaría las posibilidades de Hoegel de libertad bajo palabra, pero en Alemania no existen sentencias consecutivas. En general, las personas que cumplen cadena perpetua son consideradas para libertad bajo palabra después de 15 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo