"Nos consideran juguetes sexuales": los terribles testimonios de violencia sexual vividas por mujeres en Corea del Norte

El abuso sexual es una realidad cotidiana para las mujeres en Corea del Norte, según un nuevo informe perturbador que detalla una cultura desenfrenada de maltrato en la dictadura secreta.

Por Agencias

La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) denunció este jueves los abusos sexualesy las violaciones a las mujeres en Corea del Norte.

HRW publicó el informe titulado ''Lloras por la noche, pero no sabes por qué'': Violencia sexual contra las mujeres en Corea del Norte, donde señala que el contacto sexual no deseado y la violencia es tan común que se ha aceptado como parte de la vida.

"La violencia sexual en Corea del Norte es un secreto abierto, no abordado y ampliamente tolerado", dijo Kenneth Roth , director ejecutivo de Human Rights Watch. "La mujer norcoreana probablemente diría 'Me too' si pensara que hay alguna forma de obtener justicia, pero sus voces son silenciadas en la dictadura de Kim Jong Un".

Todo lo que hacemos en Corea del Norte puede considerarse ilegal, por lo que todo depende de la percepción o la actitud de quién está investigando su vida. Park Young Hee, ex agricultor de la provincia de Ryanggang

Human Rights Watch entrevistó a 54 norcoreanas que habían abandonado el país después de 2011, cuando el líder actual, Kim Jong Un, llegó al poder, y 8 ex funcionarias norcoreanos que huyeron del país. Ocho ex detenidos o presos dijeron que experimentaron una combinación de violencia sexual, acoso verbal y trato humillante por parte de investigadores, personal del centro de detención o guardias de prisiones que pertenecen a la policía o a la policía secreta ( bowiseong ). Veintiuna mujeres comerciantes dijeron que experimentaron violencia sexual y avances sexuales no deseados por parte de la policía u otros funcionarios mientras viajaban por su trabajo.

Los guardias del mercado o los agentes de la policía me pedían que les acompañara a una habitación fuera del mercado o en algún otro lugar que ellos elegían", dijo Oh Jung Hee, una excomerciante que afirma haber sido agredida sexualmente en reiteradas ocasiones.

"Nos consideran juguetes sexuales. Las mujeres estamos a merced de los hombres", aseveró.

Según HRW, la desigualdad de género y la falta de educación sexual son algunos de los factores que contribuyen a esta situación. Además, el abuso de poder sin control y la falta de apoyo social a las víctimas de violencia sexual se suman a estos factores.

Desde fines de la década de 1990, muchas mujeres casadas, que no estaban obligadas a asistir a un lugar de trabajo establecido por el gobierno, se convirtieron en comerciantes y en el principal sostén de sus familias. Pero su trabajo los ha expuesto al riesgo de violencia sexual en un país donde la discriminación de género y la subordinación de las mujeres son generalizadas.

"Las mujeres norcoreanas no deberían correr el riesgo de ser violadas por funcionarios o trabajadores del gobierno cuando abandonan sus hogares para ganar dinero y alimentar a sus familias", dijo Roth. "Kim Jong Un y su gobierno deben reconocer el problema y tomar medidas urgentes para proteger a las mujeres y garantizar la justicia para las sobrevivientes de violencia sexual".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo