Emprendimiento trabaja para acabar con el dolor de cabeza de la post venta al comprar una vivienda

Plataforma creada por chilenos trabaja con las empresas constructoras, monitoreando y previniendo las fallas más típicas que se puede encontrar un nuevo propietario.

Por Pablo Contreras

Con el boom inmobilario que se vivió en los últimos años, no sería raro esperar una mayor cantidad de personas con algún problema en su vivienda recién comprada.

Y es que para algunos novatos propietarios los servicios de post venta pueden convertirse en su peor pesadilla. De acuerdo a datos  Sernac, en 2017 se generaron 5.109 reclamos en contra de empresas inmobiliarias. De este total, 35% de los casos corresponden precisamente a incumplimientos en los servicios de reparación y problemas para ejercer el derecho a garantía.

Sin embargo, hay un grupo de innovadores chilenos que craneó una solución, trabajando directamente con las constructoras, previniendo cualquier falla, para que el recurrir a la inmobiliaria por una fuga o enchufe malo sea cosa del pasado. Se trata de Calidad Cloud.

Robinson Fuentes, su gerente general y cofundador cuenta que la iniciativa nace por su experiencia profesional en terreno. “Somos profesionales del área, y vimos una debilidad que se fue haciendo constante en otras empresas, entre lo que ocurre en obra y lo que llega como información a oficinas centrales, donde finalmente se toman decisiones de tiempos, costos y compras”.

La propuesta de este emprendimiento levantar información en terreno en tiempo real a través de una aplicación desde un dispositivo móvil, respecto al ritmo de la construcción de la casa o departamento, el material que falta o la falla que se debe reparar y la almacena en la nube.

“Hemos logrado integrar usuarios desde la primera línea en adelante, es decir capataces o supervisores de terreno son nuestros primeros usuarios, integrando a profesionales de obra, oficinas técnicas y gerencias. Es decir, hoy por hoy una organización se logra comunicar vertical y horizontalmente de forma expedita a través de nuestro software”, destaca Fuentes.

En su experiencia –ya llevan siete años operando- comenta que las fallas más recurrentes por las cuales las personas llegan a reclamar a la post venta son instalaciones de agua y electricidad, desperfectos en puertas y ventanas, los que se reportan en los primeros seis meses.

En esa línea, explica que su objetivo como plataforma es que las empresas constructoras eviten que esos problemas se produzcan, detectándolas mientras se construye la vivienda, pero estas también “dan mucho énfasis al control de la obra gruesa, ya que al ser un país sísmico, la preocupación es alta a niveles de lo no visible para un propietario como es la estructura interior de una vivienda”.

Romper una barrera generacional

Tras Calidad Cloud están Fuentes y sus socios Ricardo León y Franz Fahrenkrog. Este es su primer emprendimiento en conjunto, aunque cada uno por su lado ya habían tenido experiencias no tan exitosas. El mejor mensaje es la 'unión hace la fuerza'”, subraya el primero.

Con esa experiencia, Fuentes cuenta que los factores que pueden hacer complejo emprender en Chile es “romper la barrera generacional cuando es algo innovador y tecnológico”.

Junto con ello, se lamenta que también hay que enfrentar lo que llama la “dedocracia”, “es decir el pituto, pero se puede avanzar con muchas ganas y motivación por hacer y entregar un buen producto y finalmente eso tiene mayor peso que lo primero”, afirma.

Su cartera de clientes suma 63 empresas y actualmente están presentes en 517 proyectos que actualmente están en construcción. ¿En qué etapa están ahora? Tienen metas ambiciosas, ya que buscan consolidarse para ser referentes en el mercado de la gestión en la calidad de construcción.

“Prontamente lanzaremos un nuevo producto igual o más disruptivo que nuestro primer módulo orientado al control de calidad”, adelanta Fuentes y además cuenta que ya tienen planes de internacionalización, “en el camino de consolidar operaciones en Perú y Colombia”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo