Guerra de las aerolíneas por el low cost: surcando los aires de Chile "a la europea"

La primer aerolínea a bajo costo en el país optó por precios más agresivos, pero castigando el equipaje. Ese sistema es el que reina en el Viejo Continente.

Por Gabriel Arce

Pocas veces en Chile la entrada de un nuevo actor en el mercado hizo un remezón tan fuerte en corto tiempo. Eso representan las low cost, que en casi dos años revolucionaron la industria de las aerolíneas, y propiciaron una batalla por los aires que afectó a los precios y el modo en como viajamos.

Sky Airlines fue la primera en subirse al carro del bajo costo. Si bien nació en 2002, en 2015 anunció que tomaría este modelo, estableciéndolo definitvamente el año pasado. De inmediato, a la tendencia se sumó la americana JetSmart, que arribó a nuestro país en 2017, e incluso Latam, la empresa más fuerte de la región, debió cambiar su estrategia, optando por ofrecer paquetes de viajes por territorio nacional más baratos, pero cobrando aparte del paquete las comidas, maletas de carga y otros servicios.

La experiencia de viaje es, según los expertos, el hecho simbólico que más mutó con la llegada de las low cost, ya que la experiencia tradicional, ligada a la comodidad, facilidad para llevar maletas y atención a bordo, dio paso a la eficiencia y un precio más bajo.

Y ahora llega un nuevo paso. Sky Airlines anunció ayer lo que ellos llaman la siguiente etapa del low cost, un sistema que estandariza aún más la experiencia de viaje, pero que se compensa con precios entre un 30 y 50% más baratos. “Avanzamos hacia un modelo low cost 2.0 porque queremos estar a la altura de la demanda y necesidades de nuestros clientes. Si bien todos viajan por motivos diferentes, la mayoría concuerda en que el atributo que más valoran son los precios de los pasajes”, señaló la directora comercial de compañía, Carmen Gloria Serrat.

Así, a partir del próximo 21 de noviembre la primera low cost local contemplará tres nuevas tarifas: Zero, Plus y Full, donde cada una tendrá una serie de servicios a modo de “combo” o bien, el pasajero podrá comprar la que más le convenga e ir sumando los productos extras que requiera.

¿Qué nos indica esto? En el papel, dicen los expertos, y como declaración de principios, agregan, surcar los aires de Chile se convertirá en una experiencia "a la europea", imitando las aerolíneas low cost que dominan el Viejo Continente.

El precio y sus heridos

Desde ya, el impacto más visible de la nueva estrategia low cost será el precio. Martín Ireta, director de post grados de la Escuela de Negocios de la U. Mayor, dice que el nuevo escenario "es una adaptación a un entorno altamente competitivo y lucrativo, donde se democratizó mucho la manera de viajar en Chile".

Ir a Concepción, por ejemplo, antes costaba en Sky poco más de 28 mil pesos, en cambio ahora, el pasaje se está ofertando a poco más de $8 mil.

Eso se explica, según Ireta, en el hecho de que "ya no apuestan a la ganancia individual. El margen por persona será el mínimo, pero la apuesta es al volumen, que los aviones siempre estén al 90% de la capacidad o más". Y le agrega un factor: "Cuando las primeras low cost se instalaron en Europa y Estados Unidos, su fin no era competir con las grandes aerolíneas, sino que con el sistema terrestre y de trenes. Ellos podrían ser los más damnificados con una baja en los pasajes".

¿La desaparición de la maleta?

Sin dudas, el cambio más notorio en el modo de viajar será la maleta. Si con la llegada del low cost la maleta de carga fue la más castigada, el nuevo sistema viene a prescindir incluso de la maleta de cabina. Y así, el único espacio que se contempla, por ahora en Sky, es para el bolso de mano.

Washington Saavedra, economista de la U. Central, dice que "el fin de cobrar más barato pero sólo consignar una mochila, es el esfuerzo dentro de la alta competencia para flexibilizar las opciones de vuelo y adaptarla a los clientes". En el anuncio de Sky, el bolso de mano podrá tener un límite de hasta 20 kilos, y en caso de optar a una maleta de cabina, se agregará un costo adicional de unos $7.900.

Ese sistema reina en las low cost conocidas a nivel mundial, como SouthWest e EasyJet. Con RyanAir, que viaja por toda Europa, los precios oscilan entre los 15 y 20 dólares y solo consignan un bolso tipo maletín. ¿Y si quiero una maleta de cabina? se pagan 8 euros más (unos $6.200). "Parece raro, pero llegamos a un punto donde la maleta incluso pesa más en el bolsillo que el viaje mismo", dice Ireta.

Un nuevo plan de viaje

El sistema low cost, dicen los expertos, viene a homologar el viaje en bus, aunque con las lógicas del aire. Por eso, dice Saavedra, "las aerolíneas sectorizaron a sus clientes, y con el auge de viajes nacionales se dieron cuenta de que hay una cantidad suficiente de personas dispuestas a viajar grandes trayectos, con poco equipaje, pero en avión".

¿Qué implica surcar los aires solo con una mochila? "Está hecho sobretodo para las personas jóvenes, que quieren viajar por Chile con dos mudas de ropa y por el fin de semana", agrega Saavedra.

"En razón del presupuesto, las personas se irán acostumbrando a armar su plan de viaje: si estoy dispuesto a pagar por equipaje extra y servicios de comida, o si me ajusto al paquete básico. Viene perfecto para las escapadas de fin de semana, aunque si se quiere ir por más días, la guerra de las aerolíneas no hará otra cosa que bajar los precios, y eso sólo favorece a los consumidores", comenta Ireta.

Sistema "a la europea"

Ambos expertos coinciden en el hecho de que es altamente probable de que nuevos factores ingresen al mercado chileno. De eso es muestra Level, la primera aerolínea low cost en Chile que cruzará el Mar Atlántico. Cuando comience a operar en 2019, operará con vuelos desde Barcelona a Santiago.

Sobre eso, Ireta cree que la estrategia de incluir en el precio solo el bolso de mano es recién el primer paso para homologarse al modo europeo. "Lo que hacen muy bien allá es el integrar todo el sistema. Por ejemplo, Easy Jet o RyanAir te ofrecen otros beneficios como llevar un segundo boleto a mitad de precio, o incluyen allí el taxi al aeropuerto más los servicios asociados. Lo siguiente que viene es una estrategia tipo retail", opina el experto en el mercado de las aerolíneas.

"No digo que los nuevos precios son engañosos, pero las aerolíneas saben que muchos chilenos no prescindirán de sus maletas y ciertas comodidades. Se parecerá a un parque de atracciones, donde pagas tu entrada pero la experiencia te obligará a gastar mucho más. Ahí entrará en juego el paquete de agregados que ofrezcan", cierra el experto.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo