Justo cuando reconoció que no quiere dejar el poder, Evo se acordó de Chile: "El mar no es un tema resuelto"

Primero indicó que "me he acostumbrado" a la presidencia. Luego aseguró que tras el fallo de la CIJ, Chile fue invocado a dialogar.

Por Jaime Liencura

Este viernes la jornada estuvo movida en la agenda de Evo Morales. De visita en Guatemala, donde participó de la XXVI Cumbre Iberoamericana que se realizará allá, primero reconoció que el poder es algo que le gusta y que por lo tanto no quiere dejar la presidencia de Bolivia, pese a que su pueblo le dijo que no lo quieren más tras una consulta hecha al país para poder reelegirse. No fue lo único: horas después se acordó de Chile y volvió a pedir una salida al mar.

Fue durante un homenaje que le hicieron en la Universidad de San Carlos de Guatemala donde, primero, señaló que está acostumbrado a ser presidente y que no quiere dejarlo.

No quiere dejar la presidencia

"Después de, creo, dos semanas, por fin he ido a la residencia presidencial con miedo. No podía dormir la primera noche. Creo que me he acostumbrado mucho. Ahora creo que no quiero salir también ya, ese el problema que tengo. Todo a pedido del pueblo boliviano", dijo mientras le entregaban el reconocimiento de Honoris Causa de esa casa de estudios, según reporta El Deber de Bolivia.

Se acordó del mar

Horas más tarde, ya en la XXVI Cumbre Iberoamericana se acordó de Chile y volvió a insistir con pedir una salida al mar.

"En esta oportunidad deseo referirse a la reivindicación marítima boliviana, un tema histórico pendiente que ha sido declarado de interés hemisférico en la región. La CIJ estableció que no puede obligar a Chile a negociar con Bolivia, invocó a Chile a seguir negociando significativamente hasta resolver el enclaustramiento de Bolivia", dijo el mandatario andino.

Agregó que el fallo "adicionalmente estableció que Bolivia nació a la vida independiente con una costa de más de 400 kilómetros sobre el Océano Pacífico, que el enclaustramiento de Boliviano no es un asunto resuelto o regido por tratados de vigencia. Por tanto es un tema pendiente".

Cabe mencionar que Evo atraviesa un mal momento político, sobre todo ad portas de las elecciones presidenciales 2019, donde ya varias posibles cartas han criticado la postura de Morales de competir, aún cuando la Constitución de Bolivia se lo prohíbe.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo