Se viene el verano: las 5 mejores opciones de playas en la costa de Uruguay

Algunas solitarias rodeadas de naturaleza u otras agitadas, perfectas para surfear olas, hay para todos los gustos.

Por Publimetro

El verano ya está a la vuelta de la esquina y paraa disfrutar de él, las playas siempre aparece como la principal opción para gozar con el sol y el mar. Y si bien en Chile tenemos espectaculares balnearios, visitar otras arenas y respirar otro aire marino no viene mal.

Una opción es cambiar el oceáno Pacífico por el Atlántico y viajar hasta la costa de Uruguay, país que además ofrece al turista extrajero una serie de beneficios, como la devolución del 22% del IVA en servicios gastronómicos y de arriendo de automóviles, hoteles libres de impuestos y tax free en locales adheridos.

La república oriental tiene a disposición de los visitantes una variedad de playas aptas para todos los gustos: desde las más tranquilas y familiares, hasta las más aventureras, ideales para los deportes acuáticos. Aquí te describimos 5 opciones para vivir una experiencia única al mejor estilo charrúa:

  • La Paloma

Por su belleza y popularidad La Paloma es uno de los balnearios más emblemáticos del departamento de Rocha. Enclavado en pleno océano Atlántico, su principal atractivo son sus magníficas playas de arenas blancas y finas, sus altos médanos, aguas llanas o profundas, al igual que un sinfín de diversidad natural que caracteriza al país.

En 2014 La Paloma inauguró la playa Bahía Grande, una playa accesible que cuenta con atención personalizada de especialistas para que jóvenes y adultos con discapacidades físicas tengan la posibilidad de disfrutar del mar. Apoyo de un docente, sillas anfibias, andadores, y elementos de seguridad forman parte de sus servicios que están disponibles durante temporada de verano de lunes a domingos de 9 a 12 horas y de 15 a 19.

  • La Pedrera

Cosmopolita y relajada, así se reconoce al balneario rochense de La Pedrera. Sus playas prestan tanto al descanso y la recreación, como a la pesca y los más variados deportes náutico. Su principal playa suele conocerse como el Desplayado y es un gran centro de atracción durante los meses de verano. En la playa sur, se pueden observar los últimos vestigios del buque pesquero Cathay, encallado en el año 1971. Más hacia el sur las Barrancas de la Pedrera ofrecen al caminante una sorprendente combinación de texturas y colores de la naturaleza.

La Rambla, por su parte, es el lugar perfecto a la hora de compartir un fascinante paisaje de luna llena. Por otro lado su Iglesia, feria artesanal, boutiques, y gran variedad de pequeños comercios y restaurantes brindan calidez y un servicio excelente para una estadía inolvidable.

  • Punta del Diablo

Su nombre hace alusión a los múltiples naufragios que se dieron en sus costas en siglos pasados. Hacia 1942, la zona se pobló de pescadores, dedicados a la pesca de tiburones. El aceite extraído de ellos fue famoso y exportó como alimento para los ejércitos durante la Segunda Guerra Mundial.

Con peñones rocosos que ingresan al mar, Punta del Diablo, se presenta como un escenario ideal para tentar al mar con la pesca deportiva. Caminar descalzo por sus calles de tierra, disfrutar sus playas y conocer su gente, son algunos de los placeres que ofrece este pequeño edén rochense. Uno de los atractivos a visitar, es la feria artesanal, ubicada en el centro del pueblo. Los artistas de la zona le ponen música a los atardeceres, mientras los turistas se distienden y disfrutan de un trago o una buena cena en base a frutos del mar.

El balneario resulta ideal para quienes gustan de practicar surf, ya que las olas forman grandes picos frente a la playa de La Viuda. Durante la temporada estival, se disputan campeonatos con participación de deportistas locales y de países de la región.

  • Cabo Polonio

El Parque Nacional Cabo Polonio es un área de sugerente belleza paisajística, que aún conserva características típicas del paisaje de la costa atlántica uruguaya, previo al proceso de transformación que se inició a mediados del siglo XX por la expansión del modelo urbano-turístico tradicional. Esta área costero- marina posee una gran heterogeneidad de ambientes naturales, que incluye playas arenosas, puntas rocosas, dunas, bosque nativo costero, pequeños humedales, ambientes oceánicos e islas.

Un lugar para reencontrarse a uno mismo con la única compañía del oleaje y de atardeceres de ensueño. Está rodeado de dunas gigantes y cuenta con una reducida población compuesta por pescadores y artesanos. No hay alumbrado público, las casas no cuentan con energía eléctrica y las calles son de arena. Los pocos viajeros que llegan hasta tan lejos lo hacen en busca de una experiencia única que incluye, además de disfrutar de la tranquilidad, avistar lobos marinos, pues a los pies de su faro se encuentra una de las reservas marinas más importantes de América del Sur.

El Faro del Cabo es el mayor símbolo del Cabo, y una de las visitas clásicas durante la estadía en el lugar. Fue construido en 1881, mide unos 40 metros de altura.

El balneario cuenta con dos hermosas playas, La Playa Sur, con aguas turbulentas y una franja de arena que llega hasta La Pedrera y la Playa Norte, que bordea el balneario hasta la Punta del Diablo. También se la conoce como Playa de la Calavera, por los numerosos naufragios que allí ocurrieron.

  • Punta del Este

Punta del Este es reconocido internacionalmente como uno de los principales balnearios de América. Se ubica en el departamento de Maldonado, a solo una hora y media de la capital del país. Esta ofrece al visitante una amplia oferta recreativa, que incluye sala de exposiciones, restaurantes, discotecas, galerías de arte, cines, teatros y una agitada vida nocturna.

Es elegida para la realización de grandes fiestas de lujo, desfiles de moda de marcas de prestigio y una amplia gama de propuestas culturales de gran dimensión como el Festival Internacional de Jazz, el Festival Internacional de Cine o exposiciones de artistas contemporáneos de renombre.

Por otra parte, el balneario es considerado un destino natural único. Con más de 20 kilómetros de costa y altas sierras que miran al mar, también ofrece encantadores rincones y paisajes para quienes llegan en busca de una tranquilidad absoluta. El punto de encuentro de sus dos playas más famosas, Playa Mansa y Playa Brava, supone el fin del Río de la Plata y el comienzo del Océano Atlántico. Esa condición lo vuelve un destino ideal para tranquilos baños o la práctica de deportes como el surf, windsurf, jet-ski, vela, yachting, polo, golf y tenis.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo