Miles de soldados sólo para armar alambradas se aburren en la frontera entre EEUU y México

Hasta ahora, al menos, el aspecto más visible del despliegue militar de Trump es la cerca, un obstáculo visible y un obstáculo físico para los migrantes, pero más allá de eso, no verán más que soldados con funciones limitadas

Por Agencias

Los soldados estadounidenses que han sido enviados por órdenes del presidente Donald Trump a la frontera sur con México contra la llamada "invasión extranjera", ante la probable llegada de las caravanas de migrantes centroamericanos, se aburren porque tiene poco que hacer, de acuerdo con The New York Times.

A los militares únicamente se les han asignado trabajos de tipo logístico, de apoyo y administrativos que los miembros de la Guardia Nacional, quienes fueron enviados a la frontera a principios de este año, ya están efectuando.

En vista de que las órdenes de despliegue durarán hasta el 15 de diciembre, esto implica que pasarán el Día de Acción de Gracias en la frontera sin realizar muchas tareas, a menos que Trump declare ley marcial o alguna excepción especial.

Aproximadamente 500 agentes desplegados en el Campo Base Donna, en Texas, son una mezcla de unidades médicas, oficiales de policía militar e ingenieros.

Como típica base fronteriza, el sitio cuenta con poca electricidad, excepto para equipos de comunicaciones. Además, el lugar no tiene comedor y los soldados duermen en carpas sin aire acondicionado.

Contrario a lo que ocurre en misiones en Irak o Afganistán, las tropas no tienen un pago extra por estar  en combate, ni por apoyar en situaciones hostiles, ya que no podrán interactuar con la caravana.

Cuestionamientos

El ejército de EE UU ha desplegado 5.800 soldados en activo en la frontera de México y Estados Unidos.

Hasta el momento, no se esperan más, a pesar de la evaluación inicial del presidente Donald Trump de que se necesitaban entre 10.000 y 15.000 para asegurar la frontera contra lo que él llama una "invasión" de migrantes. La mayoría en la caravana de varios miles son familias, incluyendo cientos de niños.

Otros 2.100 soldados de la Guardia Nacional también se han desplegado desde abril como parte de una misión separada. Al igual que las tropas militares, no se les permite detener cruces ilegales. En cambio, han estado monitoreando cámaras y ayudando a erigir barreras.

De los 5,800 soldados y marines, más de 2,800 están en Texas, mientras que unos 1,500 están en Arizona y otros 1,300 están en California. Todas las ramas militares de los EEUU, excepto la Guardia Costera, tienen prohibido cumplir con sus obligaciones policiales.

Los críticos han cuestionado la sensatez de usar a los militares en la frontera donde no existe una amenaza de seguridad discernible. Desde las elecciones del 6 de noviembre, Trump ha dicho poco sobre el asunto y no se ha materializado ninguna amenaza en la frontera. La misión actual está programada para terminar el 15 de diciembre por ahora. No está claro cuánto costará y los líderes militares se han negado a proporcionar una estimación,  pero a los responsables del presupuesto en el Departamento de Defensa les preocupa que si la cantidad de soldados enviados a la frontera en efecto llega a los 15.000 elementos, el costo podría alcanzar los 200 millones de dólares, sin que haya ninguna partida presupuestal específica pensada para ese fin.

No hay riesgo de combate 

El secretario de Defensa, Jim Mattis visitó las tropas en la frontera la semana pasada y reiteró que su trabajo a corto plazo era ayudar a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (PFC) con pocos recursos y poner obstáculos físicos.Pero "a más largo plazo, es algo por determinar", dijo.

Después de que algunas tropas de rango y fila se quejaron sobre el propósito de la misión a los medios de comunicación estadounidenses la semana pasada, ahora están bajo estrictas instrucciones de no expresar sus opiniones personales a la prensa.

 

El comandante del ejército Scott McCullough dijo que la misión es brindar apoyo a Aduanas y Protección Fronteriza.

"Los soldados que coloquen cables en la frontera y las barreras en los puertos de entrada serán los más visibles", dijo.

Infantes de marina y soldados comparten los mismos deberes en California y Arizona. Estos incluyen la construcción de carpas, la instalación de duchas y la organización de comidas para las tropas que trabajan en la frontera, y la asignación de policías militares para protegerlos.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo