Ley de protección de datos alemana le quita la navidad a más de 4 mil niños: no pueden escribir su carta al viejito pascuero

Lo estricto de la nueva ley podría dejar sin deseos a los niños alemanes en navidad.

Por Fresia Ramírez

Desde el 14 de noviembre Santa Clos, o Papá Noel, como más es conocido en Alemania, está instalado en su sillón rojo esperando cartas.

Pero el ícono de la navidad no está en el Polo Norte, sino en la dirección An den Weihnachtsmann, Weihnachtspostfiliale, 16798, Himmelpfort, Alemania.

Allí es costumbre que los niños escriban para pedir sus deseos y regalos para cada 25 de diciembre. Además de que se realizan eventos físicos para recopilar las ansiadas cartas.

Pero las autoridades del municipio de Roth, Baviera, Alemania, tomaron la drástica decisión de suspender el evento anual navideño en que los niños depositaban sus cartas llenas de deseos en el buzón.

El año pasado la oficina recibió más de 4 mil cartas. Sin embargo, este año un problema legal hará que las cartas de navidad no sean recibidas por Santa Claus y el buzón y los eventos estén vacíos.

¿Por qué tanta maldad?

El 25 de mayo entró el rigor en Alemania la nueva Normativa Europea de Protección de Datos General (Gdpr).

En el artículo 8, apartado 1 de la carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea se establece que “toda persona tiene derecho a la protección de datos personales que le conciernen”.

El objetivo de este artículo es el de, independiente de su nacionalidad o residencia “respetar los derechos y libertades fundamentales, en particular, el derecho a la protección de datos (…) y contribuir a la consecución de un espacio de libertad, seguridad y justicia de unión cómica, al progreso económico social, al fortalecimiento y la convergencia de las economías dentro del mercado interior y al bienestar de las personas físicas.

¿Y qué tiene que ver con la navidad?

En las cartas dirigidas al viejito pascuero los niños y niñas deben especificar si dirección personal, nombre y edad. De no ser así el personaje no podría entregar los ansiados regalos.

Esto infringe las normas de la nueva ley, y si se quiere regir a esta debe contar con un paso que alarga el proceso: las autoridades locales deben obtener el consentimiento por escrito de los padres.

Actualmente el gobierno está buscando una solución al problema, pero lamentablemente tendrán que prescindir de la tradicional misiva.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo