Los chalecos amarillos contra Macron: 125 mil manifestantes y 1.385 arrestados en toda Francia

Ocho mil policías están desplegados sólo en París

Por Francisca Herrera

Una multitud de manifestantes con chalecos amarillos, molestos con las políticas del presidente Emmanuel Macron y los elevados impuestos en Francia, intentaron marchar el sábado hacia el palacio presidencial.

Extraordinarias medidas de seguridad tratan de evitar nuevos brotes de violencia a una semana de los peores disturbios en décadas en París.

Filas de policías antimotines bloquearon el paso de los disconformes por la avenida de los Campos Elíseos hacia el corazón del poder presidencial. Un anillo de acero rodeaba el Palacio del Elíseo mientras la policía instaló camiones y reforzó las vallas en las calles que conforman el vecindario.

Francia AP

Un primer informe emitido por el Secretario de Estado del Ministro del Interior, Laurent Núñez, informó que a medio día se contabilizaron 125 mil manifestantes (de los cuales diez mil estuvieron protestando en París) y 1.385 arrestos en todo en territorio nacional, según el Ministerio del interior francés.

Al menos 118 personas resultaron heridas entre los manifestantes y 17 entre la policía, agregó el titular del ministerio, Christophe Castaner.

En la avenida de los Campos Elíseos se pudo presenciar los primeros enfrentamientos con la policía francesa, donde se lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no permaneció indiferente ante la situación que vive Francia y aprovechó de tirarle unos dardos a Macron a través de Twitter.

"El acuerdo de París no está funcionando tan bien para París. Protestas y disturbios por toda Francia. La gente no quiere pagar grandes sumas de dinero, mucho a los países del tercer mundo (que son cuestionablemente corren), para tal vez proteger el medio ambiente. Cantando "¡Queremos a Trump!" Amor Francia", escribió.

Medidas de seguridad

Los preciados monumentos de París y sus normalmente bulliciosas mecas de las compras estaban cerrados y decenas de miles de agentes tomaron posiciones en toda Francia.

La Torre Eiffel y el Museo del Louvre no abrieron sus puertas el sábado, como cientos de tiendas y negocios, ante el temor a sufrir daños luego de los enfrentamientos y saqueos del pasado sábado, cuando 130 personas resultaron heridas en los peores disturbios registrados en la ciudad en décadas.

Las autoridades desplegaron vehículos blindados contra barricadas y a ocho mil policías sólo en París. En el conjunto del país, 89 mil efectivos de las fuerzas de seguridad patrullarán las calles para disuadir o enfrentar a los alborotadores que se esperan en varios de los actos.
Por cuarto sábado consecutivo los manifestantes causaron disturbios en el centro de París.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo