Migración: la frontera que divide a los gobiernos de Bachelet con el de Piñera

Las políticas como una creación y eliminación de visas para extranjeros que buscan quedarse en Chile ha acentuado la diferencia entre ambos en esta materia.

Por Jaime Liencura

¿Es la migración un derecho o no? Eso es lo que divide las miradas entre Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, cuestión que se hizo evidente en estos días cuando se supo que Chile decidió no firmar el Pacto Global sobre Migración, que se llevó a cabo en Marruecos y donde el gobierno se sumó a otros 17 que también tuvieron reparos en la firma.

Así, Piñera se iguala a las decisiones que tomaron los mandatarios de EEUU, Israel, Austria, Hungría, entre otros, quedando en un cuestionado grupo por la comunidad internacional.

Diferencia de visiones

Para defender su postura, el Gobierno manifestó que la migración no es un derecho humano en sí mismo.

"Como país hemos suscrito diversos tratados en materia de migración y en materia de derechos humanos, que Chile, por supuesto, cumple y respeta. Sin embargo, el Pacto de Migración de Marrakech contradice algunos de los principios y objetivos de nuestra política de migración ordenada, segura y regular, que ya estamos aplicando en nuestro país", explicó el Mandatario.

“Bachelet hizo un esfuerzo por los derechos de migrantes: laborales, de salud y educación”
Liliana Galdámez, académica U. de Chile

Sin embargo, la mirada de Bachelet fue distinta y, en su rol de Alta Comisionada de los DDHH escribió en su cuenta de Twitter que "doy gracias a los Estados miembros de la ONU por haber adoptado el Pacto. Este es un poderoso compromiso para proteger los DDHH de todos migrantes, en todas partes. Los migrantes tienen los mismos derechos humanos que todos los demás", contraponiéndose con lo expresado por Piñera.

Obras en materia de migración

Pero, ¿qué hicieron ambos gobiernos en materia de migración? Desde marzo de 2014 al mismo mes pero de 2018, en datos fácticos, Bachelet incumplió con una promesa de campaña respecto a enviar una ley que regulara la migración. Tan polémica fue la materia que los retrasos del proyecto incluso motivaron renuncias en la Dirección de Extranjería y Migración (DEM).

A cambio de eso, la Mandataria dispuso de un decreto que abrió, el 1 de marzo de 2015, la "Visa Temporal con Motivos Laborales", que hizo más fácil que varios turistas pudieran quedarse en Chile trabajando, en comparación con la "Visa Sujeta a Contrato" aún vigente.

Por su parte, durante campaña Piñera prometió una ley que despachó el 9 de abril junto a un decreto con el que no sólo eliminó la visa en cuestión, sino que además exigió visa de turismo a los haitianos y, a cambio, propuso visas de reunificación familiar para ellos y visas de Responsabilidad Democrática para los venezolanos.

“Pasar de turista a trabajador, eso está asegurado en la ley vigente y Piñera no lo ha cambiado”
Luis Eduardo Thayer, académico U. Central

Eso se suma ya a la negativa de firmar el acuerdo del pacto.

Voz de la academia

Así las cosas, los académicos coinciden en que la política de Piñera es levantar los requisitos para una migración a Chile.

"No firmar el pacto es consistente con lo que ha hecho desde marzo: es una señal política que busca construir mitos a la migración", indica a Publimetro Luis Eduardo Thayer, investigador y académico U. Central. "Aquí se ratifica que se busca enviar mensajes donde se asume que la migración es un problema para Chile, pero sin un motivo sustantivo que lo justifique", agrega.

Liliana Galdamez, académica de la Cátedra Racismos y Migraciones Contemporáneas de la U. de Chile también apunta hacia allá. "La política migratoria de este último período está centrada en controlar fronteras, ese ha sido el foco de las decisiones que se han tomado, con un foco especial en las personas que provienen de Haití, a quienes se les exige una visa extraña incluso para el turismo".

Pero no es todo. Pese a que el Gobierno critica que en marzo de 2018 había 300 mil migrantes en situación irregular y una migración cercana a un millón, Galdamez lo critica. "Yo hasta donde sé aún no tenemos cifras precisas que digan cuántas personas han llegado al país, cuántos están en situación regular o irregular", sostiene.

 

  • Ampuero en picada contra Bachelet
    Pese a que salió a explicar las razones respecto a por qué Chile no firmó el pacto, el canciller Roberto Ampuero no tuvo problemas en criticar al gobierno de Bachelet.
    "Todos los chilenos recordarán muy bien que llegaban aviones de distintos lugares con personas que decían que venían como turistas y, todo el mundo lo sabía, que venían en realidad a residir y a quedarse en forma permanente en Chile", en clara referencia al proceso migratorio en el gobierno anterior.
  • División entre políticos
    Sobre esta materia, los políticos oficialistas y de oposición también tuvieron diferencias. "Chile adhirió a la posición de selectos gobiernos ultra derechistas como Estados Unidos, Hungría y Polonia. Decepcionante", indicó la diputada Andrea Parra (PPD), mientras que Eduardo Durán (RN) aseguró que "hay que distinguir entre dos conceptos. Una cosa es que la migración sea un derecho humano y otra que los migrantes tengan DDHH. Por esta última afirmación es la que el ejecutivo esta y lo comparto".
  • Indh criticó a Piñera por no firmar
    Consuelo Contreras, manifestó su "preocupación" por la decisión del Gobierno de restarse del Pacto. "Es una declaración que no es vinculante", recalcó, indicando que no era necesario que todos los puntos fueran de cumplimiento obligatorio para Chile.
    "Es cierto que no hay un pacto o convención que consagra el derecho a migrar. Lo que sí consagra la declaración y el pacto de derecho civiles y políticos es el derecho a la movilidad humana. Es que los seres humanos se puedan trasladar del territorio".
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo