La NASA descubre agua en Bennu, el asteroide que puede explicar el origen del Sistema Solar

El hallazgo sugiere que el planetoide habría sido parte de un cuerpo mayor, hace 4.5 millones de años.

Por Publimetro

Del asteroide Bennu se sabía que tiene el tamaño de un rascacielos, de su forma de bellota y que en 150 años pasará peligrosamente cerca de la Tierra.

Su principal característica, sin embargo, recién acaba de conocerse: la nave espacial OSIRIS -REx de la NASA  descubrió la presencia de agua entre la arcilla que lo compone.

En específico, se detectó la presencia de hidroxilos, molécula de átomos de oxígeno e hidrógeno que estaría presente en toda su superficie. Si bien su tamaño descarta que pueda albergar agua, el hallazgo sugiere que Bennu fue parte de un cuerpo más grande que sí tenía esta característica en el origen del sistema solar -hace 4.5 millones de años-.

"La presencia de minerales hidratados a lo largo del asteroide confirma que Bennu, un remanente de los inicios de la formación del Sistema Solar, es un excelente espécimen para la misión OSIRIS-REx y el estudio de compuestos volátiles y orgánicos", comentó Amy Simon, científica de la NASA en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard.

"Cuando las muestras de estos materiales sean devueltos a la Tierra en 2023, los científicos recibirán un tesoro de información nueva sobre la historia y la evolución de nuestro sistema solar", añadió.

View this post on Instagram

☄️New shape model of Bennu? ✅
💦 Water in the asteroid’s clay? ✅
📸 Pics showing rugged terrain? ✅

Today we announced that data from our OSIRIS-REx (@OSIRIS_REx) mission has revealed water locked inside the clays that make up asteroid Bennu. The presence of hydrated minerals across the asteroid confirms that Bennu, a remnant from early in the formation of the solar system, is an excellent specimen for the spacecraft to study. When samples of this material are returned by the mission to Earth in 2023, scientists will receive a treasure trove of new information about the history and evolution of our solar system.
Additionally, data obtained from the spacecraft’s cameras corroborate ground-based telescopic observations of Bennu and confirm the original model released in 2013. That model closely predicted the asteroid’s actual shape, with Bennu’s diameter, rotation rate, inclination, and overall shape presented almost exactly as projected. The newest shape model can be seen here. One outlier from the predicted shape model is the size of a large boulder near Bennu’s south pole. It’s much larger than we thought!
Credit: NASA/Goddard/University of Arizona

#nasa #space #bennu #asteroid #osirisrex #spacecraft #water #shape #model #science #discovery #boulder #data #terrain

A post shared by NASA (@nasa) on

 

La misión de OSIRIS-REx  comenzó hace dos años, con un lanzamiento desde Cabo Cañaveral.  Tanto la nave espacial como el asteroides aluden al antiguo Egipto: Osiris denomina al dios de la vida futura y Bennu representa a ​​la creación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo