¿Por qué el Ministerio de las Ciencias sigue acéfalo? Comunidad científica pide que el gobierno apresure la nominación del nuevo ministro

"Me parece preocupante porque estamos contra el tiempo", dicen los científicos sobre los meses desaprovechados antes de que la nueva cartera entre en funcionamiento.

Por Gabriel Arce

El pasado 13 de agosto gran parte de la comunidad científica celebró con entusiasmo la promulgación oficial del futuro Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, que apareció como un hecho en el Diario Oficial. Sin embargo, ese ímpetu contrastó con los gestos simbólicos, ya que no hubo ceremonia oficial, no se designó al futuro ministro y semanas después se supo que el presupuesto 2019 se recortó en 32 mil millones.

Y la comunidad científica está preocupada. Los casi cinco meses que han pasado desde la promulgación, dicen, es tiempo suficiente para que la cara visible de la nueva cartera de gobierno trabaje en la futura agenda y se mezcle con los distintos actores. Pero no hay designación aún.

Ayer se vivió una nueva reunión entre la Comisión Desafíos del Futuro del Senado y los integrantes del Consejo de Rectores, y dentro de los planteamientos estratégicos, también salió el tema del ministro. "Hay una preocupación de todos los rectores y universidades para que se nombre a la ministra o ministro rápido y que eso ayude a implementar el futuro ministerio de la Ciencia", dijo el senador Guido Girardi.

Patricio Manque Dr. Patricio Manque. / GENTILEZA.

"Me parece muy preocupante porque estamos contra el tiempo", dice Patricio Manque, vicerrector de Investigación de la U. Mayor. "Es un poco el reflejo del rol que tiene la ciencia en el país, porque por un lado se habla de la economía del conocimiento y la ciencia, pero no se incorpora a la agenda pública", agrega.

Lo mismo pide Ramón Latorre, director del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la U. de Valparaíso (Cinv). "Este ha sido un comportamiento que se viene dando desde hace mucho tiempo: se habla de la necesidad de enfrentar el futuro, pero en los hechos no pasa absolutamente nada. Uno podría pensar que hay algo de esquizofrenia", afirma el premio nacional de ciencias naturales.

Perfil

Lo ideal, dice Latorre, sería que Chile saltara del 0,38% de inversión en ciencias a un 1% del PIB en corto tiempo. Pero los científicos dicen que antes falta definir los ejes estratégicos, la agenda y reunir a todos los actores, pasos que el ministro fantasma podría estar aprovechando ahora, pero que terminan siendo meses en blanco.

Ramón Latorre Dr. Ramón Latorre. / Gentileza.

 

"La agenda política nos jugó en contra", opina Tomás Pérez Acle, profesor del Cinv e investigador de la Fundación Ciencia y Vida. Lo crítico para el biólogo computacional es el tiempo que no se ganó en la reingeniería  de Conycit, que pasará a ser la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo con el nuevo ministerio.

Tomás Pérez Acle Referencial. / Gentileza.

¿Candidatos? Suenan los nombres de Mario Hamuy, por años científico asesor de gobierno, y María Teresa Ruiz, por decir algunos. "El futuro ministro no vendrá a resolver el problema de los científicos. Debe ser alguien capaz de coordinar de mejor manera a los distintos actores, sacar lo mejor posible. Eso tiene que ser relevante: alguien que sepa moverse, respetado por los científicos, pero que le hable de igual a igual a los políticos", cree Pérez Acle.

"Nombres de ese perfil podrían ser científicos como Andrés Couve, Álvaro Fischer y Hernán Cheyre", propone el biólogo computacional.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo