Tráfico de migrantes: Dos cónsules chilenos serán formalizados por el ingreso irregular de 228 indios y nepaleses

La fiscalía investigó el caso durante 2 años y la formalización se llevará a cabo el 11 de enero

Por Francisca Acevedo

¿Será por eso que el Presidente no quería firmar el Pacto Migratorio de Marrakesh? No, para qué ser mal pensados. Pero sí es cierto que el famoso Pacto busca evitar situaciones como el tráfico de migrantes.

El excónsul de Chile en Nueva Delhi, Gustavo Cantuarias, y el cónsul en Córdoba, Frank Sinclair, serán formalizados por el delito de asociación ilícita para el tráfico de migrantes. La audiencia está fijada para el 11 de enero y los mismos cargos recaen en 3 personas más. La Fiscalía de Alta Complejidad Oriente los investiga por el presunto ingreso irregular de 228 indios y nepaleses.

Cantuarias, de 34 años, recién comienza su carrera diplomática. Según cuenta La Tercera entre 2015 y 2017, desde Nueva Delhi, el diplomático emitió visas de estudiante -las que permiten hasta un año de residencia en Chile- a 228 ciudadanos indios y nepaleses.

Esto está bajo investigación de la Fiscalía de Alta Complejidad que dirige el fiscal Felipe Sepúlveda. Al menos 160 de esos inmigrantes siguen viviendo en Chile. Algunos de ellos usaron su paso por Santiago como puente para seguir rumbo a Estados Unidos, aprovechando las facilidades de tener una residencia temporal chilena.

Sinclair, en cambio, está en la cima de su carrera, ocupa el cargo más alto que se puede alcanzar dentro del Servicio Exterior chileno: ministro consejero. No es que el servicio público le sea ajeno. Frank es hijo del exvicecomandante del Ejército y exmiembro de la Junta Militar en los tiempos de Pinochet, general Santiago Sinclair Oyaneder.

Salió de la Academia Diplomática en 1980 y desde entonces se ha desempeñado como funcionario consular como funcionario consular. Ha trabajado en Kenia, Santa Cruz de la Sierra, como director de Política Consular y como jefe de la Dirección de Servicios Consulares.

migrantes Agencia UNO

Pero resulta que, de acuerdo con la investigación de la PDI, para validar la entrega de esas visas de estudiante a ciudadanos indios y nepaleses los migrantes presentaban en el consulado de Nueva Delhi documentos y certificados otorgados por el Multicultural Institute of Education Ltda, propiedad de Frank Peter Sinclair Manley.

El reportaje de La Tercera revela que MCI Ltda. o MCI Institute Ltda., los nombres de fantasía con que también operaba el Multicultural Institute, es una sociedad creada el 13 de noviembre de 2014 por Frank Sinclair Manley, Christian Andrés Chahuán Sabag -cada uno con el 30% de las acciones- y por Jitendra Kumar Khatwani Takorda, quien figura con el 40% de las acciones.

Tanto Chahuan Sabag (de 34 años) como Khatwani Takorda (de 46 años) se encuentran imputados como miembros de la asociación ilícita y ya fueron notificados de que deberán comparecer el próximo 11 de enero a la audiencia de formalización de cargos en el 8° Juzgado de Garantía de Santiago.

Ese día, en la audiencia judicial también será formalizada como imputada Josefina Sinclair Alcalde, una de las hijas del cónsul Frank Sinclair.

Por platita baila el mono

La dificultad de terminar con el tráfico de migrantes radica en lo lucrativo que puede llegar a ser.

Según los testimonios recogidos por la PDI y la fiscalía, los inmigrantes pagaban entre US$ 6.800 y US$ 8.000 a Multicultural Institute por todo el proceso. Por lo que los investigadores presumen que los miembros de esta eventual asociación ilícita podrían haberse embolsado cerca de 900 millones de pesos.

En julio de 2015, Frank Sinclair y Jitendra Kathawani buscarían extender los negocios a otras áreas geográficas. Así, crearon las sociedades MCI South America Ltda. y MCI Institute Central America & Caribbean Ltda. En esta última es socia también la funcionaria diplomática dominicana Ninotchka Torres Castro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo