Conductores de apps ¿son o no son trabajadores?

Nuevos beneficios que entregan estas empresas a sus choferes pone sobre la mesa sobre si existe una relación laboral, situación en la que expertos discrepan.

Por Pablo Contreras Pérez

Recorren las grandes ciudades del país, llevando gente de un lado a otro, trabajando arriba de su auto, si trabajando. Y no estamos hablando de los taxistas, sino que de los conductores de las aplicaciones como Uber y Cabify.

Sin embargo, las empresas tras estas aplicaciones han insistido desde que nacieron que quienes están tras el volante no son trabajadores, no hay una relación laboral entre ellos, sino que son “socios” que son parte del servicio de traslado que ofrecen.

“Tanto los socios conductores de Cabify como los taxistas son prestadores de servicio, ellos no son trabajadores directos”, señala Agustín Guilisasti, gerente general de Cabify.

Versión similar plantea Nicolás Sánchez, gerente de Asuntos Gubernamentales de Uber, quien afirma , “el 45% de los socios-conductores en nuestro país dicen que esta es una razón importante para utilizar la tecnología de Uber: se trata de ser su propio jefe”.

Pese a esta declaración de principios, ambas empresas han generado desde que se instalaron en Chile, una serie de alianzas para entregar beneficios a sus “socios”, que a priori, podría leerse como beneficios laborales.

Por un lado, Sánchez indica que Uber hace promociones especiales para comprar autos en condiciones preferentes, descuentos en la compra de combustible y planes de telefonía móvil con tarifas muy accesibles. “Además, todos los viajes realizados a través de Uber, se encuentran protegidos por un seguro de accidentes que cubre accidentes personales, responsabilidad civil, daños materiales y robo del vehículo”, cuenta.

En una línea similar, Cabify también tiene seguros de viaje y créditos para que los conductores compren autos nuevos y adelantan a Publimetro que pronto darán a conocer un acuerdo para que ellos se ahorren hasta $20 en el litro de bencina.

Sin embargo, lo más novedoso de esta app es el último beneficio que dio a conocer la semana pasada, que tanto los socios conductores como los taxistas asociados ahora contarán con una cobertura de salud, ya que podrán acceder a diversos beneficios en materia de salud, en una alianza con una plataforma de salud especializada en entregar consultas y asesoría médica, beneficio al que puede acceder los choferes, su pareja y hasta dos hijos, y de manera ilimitada.

Seguros, beneficios crediticios y cobertura de salud ¿beneficios laborales para personas que no son consideradas trabajadores? ¿Por qué no considerarlos como tal? “Las economías colaborativas funcionan de esta manera libre, la gracia que tiene es que los conductores pueden elegir las horas que trabajan, no hay una relación laboral en ese sentido”, insiste Guilisasti.

Qué dice la ley

Actualmente aún se tramita en el Congreso la ley que busca regular el funcionamiento de estas apps, pero enfocada a su funcionamiento como empresa de transportes, por lo que no incluyen el cómo funciona la relación entre conductores y éstas.

La posición de las apps es que se debe ser cuidadoso con fijar normas, para no ir en contra del espíritu de esta nueva forma de economía colaborativa. Algo que comparte Karl Sievers, académico de Derecho U. San Sebastián.

“Efectivamente, tener contrato de trabajo tradicional es quedarse en el pasado y seguir pensando en lógicas anteriores”, dice el abogado, quien agrega que en esta tipo de plataformas “existe más bien una cultura colaborativa que de subordinación o dependencia”, por lo que estima que a raíz de esta nueva realidad, “urge una modernización y cambio del actual formato laboral”.

Una opinión diametralmente opuesta tiene Juan Núñez, abogado y académico de la U. Central, quien señala que “aun cuando no esté escrito el contrato de trabajo “la ley pone por encima de ese contrato la conducta habitual en la que se desarrolla esta relación laboral”.

El docente pone como ejemplo que cuand uno de estos conductores se conecta a una de estas apps, tiene que cumplir con requisitos para poder operar, es decir seguir instrucciones, se le paga por hacer esa labor y no puede hacer otras labores mientras esté manejando este servicio. Considerando esos tres elementos, “llevadas a un tribunal, el juez del trabajo dirá que aquí hay relación laboral”, sentencia.

Pese a lo anterior, el abogado es conciente de que “la gente no va a reclamar nada, mientras le convenga”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo