El escalofriante relato del padre de uno de los niños muertos en Mendoza: "Faltaba mi hijo Esteban, busqué y grité y no aparecía"

Se trata de Esteban Arredondo, quien aseguró que antes del accidente no hubo mayores problemas con el viaje que terminó con la vida de tres personas.

Por Jaime Liencura

Esteban Arredondo, uno de los pasajeros del bus de Ahumada Internacional y padre de uno de los niños de 10 años que falleció este domingo cuando la máquina se volcó en Uspallata, en Mendoza, volvió a relatar cómo ocurrieron los fatales hechos.

En conversación con la prensa recordó cómo ocurrieron los hechos. Partió diciendo que a pesar de la gravedad del accidente, durante el viaje no hubo mayores problemas.

Conductor fue cordial

"Hubo momentos en que se excedió la velocidad que comprobaban que la chicharra funcionaba, porque resaltaba la chicharra, pero fueron momentos mínimos", sostuvo Arrendondo.

Agregó que incluso el trato del conductor y los asistentes con los pasajeros era amable. "Los conductores fueron muy cordiales con nosotros al comienzo del viaje. Tuvieron algunos enredos en las planillas, pero lo manejaron muy bien", sostuvo.

Sin embargo, relató el momento mismo del accidente como un hecho donde hubo mucha violencia.

El fatal momento

"Todo fue fatídico cuando yo estaba durmiendo y derrepente empezó a temblar. En mi mente nació el concepto de que estaba temblando. Bueno, yo dije que iba a disminuir la velocidad. Pero cuando empieza el temblor, la velocidad no disminuye. Estamos hablando de décimas de segundo, pero en ese momento yo no vi reacciones y ahí me empecé  a preocupar", indicó.

Añadió que "el bus se empezaba a sacudir de un lado hacia otro y la velocidad no disminuía. Entonces en ese momento la mente funcionando a full, me di cuenta que el bus estaba preparándose para volcar. Yo me aferro de mi familia, de los que tenía allí conmigo y ahí perdí el conocimiento unos segundos por el golpe y ahí nos encontramos con que el bus se dio vuelta".

Ceremonia fúnebre

Tras eso fue que, indica que comenzaron a salir de la máquina, ayudaron a otros miembros de su familia y finalmente, tras sacar a la mayoría de los pasajeros, fue que se dio cuenta que su niño había perdido la vida.

"Faltaba mi hijo Esteban, busqué, busqué, busqué y grité y no aparecía por ningún lado, hasta que me avisaron que estaba detrás del bus. Por su estado se notaba que no iba a poder vivir, por su estado era evidente", precisó.

Cabe mencionar que Arrendondo, quien vivía en Chile, realizará el funeral de su hijo en Mendoza, pues allá también tienen familiares.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo