Bolsonaro asume al más puro estilo militar: el operativo que resguardará el cambio de mando en Brasil

Dos misiles antiaéreos y más de 3,2 mil fuerzas de orden son parte del mayor esquema de seguridad ya montado para un evento de este tipo en Brasilia

Por Francisca Herrera

Este martes comienza una nueva era en Brasil. El ultraderechista Jair Bolsonaro, un ex capitán del ejército de 63 años, tomará las riendas de un país marcado por la corrupción en un evento que contará con medidas de seguridad extremas.

El operativo que se desplegará el Ejército y la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) para la defensa del nuevo presidente brasileño contará con artillería militar pesada y se consolida como el mayor esquema de seguridad ya montado para un evento de este tipo en Brasilia.

Entre los elementos que estarán disponibles se contempla dos misiles antiaéreos guiados capaces de derribar aviones hasta siete kilómetros de distancia, nunca antes utilizados para un cambio de mando.

Dos aeronaves de última tecnología serán las encargadas de resguardar el espacio aéreo: el avión supersónico C-5 realizará la defensa en la zona alta, y el A-29, también llamado el Supertucano protegerá el nivel intermedio y bajo.

"Cualquier aeronave que adentre esa zona sin estar autorizada es automáticamente clasificada como hostil y va a ser comprometida, comprometida, que digo, va a sufrir un ataque por misiles", indicó el comandante de Operaciones Aeroespaciales de la FAB, brigadier Ricardo Cesar Mangrich, según Globo.

En tierra estarán presentes más de 3,2 mil policías militares, civiles, federales y bomberos, además de integrantes del Ejército, de la Marina y de la Aeronáutica.

Se espera la presencia de 250 mil a 500 mil personas en la Explanada de los Ministerios, zona donde se realizará la ceremonia y que estará rodeada pro alambre de púas con cuchillas. Los peatones que ingresen al lugar tienen prohibido portar paraguas, bolsas, mochilas, coches, botellas, aerosoles, máscaras y fuegos artificiales.

También se ha implementado un protocolo en caso de ataque con "agente químico, biológico, radiológico o nuclear", en el que se advierte la posibilidad de experimentar náuseas, jaquecas, sarpullidos o dificultades para respirar producto de un atentado de este tipo.

Invitados

Tal como todo lo que tiene que ver con Bolsonaro, la lista de invitados para el cambio de mando no estuvo exenta de polémica.

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Cuba, Miguel Díaz-Canel, fueron marginados de la ceremonia según el propio presidente electo porque "a fin de cuentas es una fiesta de la democracia" y en esos países "no existen elecciones y cuando existen son sospechosas de fraude". De acuerdo con el canciller venezolano Jorge Arreaza, Maduro habría recibido una invitación y que luego fue desinvitado.

El Partido de los Trabajadores, que gobernó entre 2003 y 2016, y el Partido Socialismo y Libertad, dijeron que sus legisladores no asistirán a la ceremonia. Varios miembros del Partido Comunista de Brasil también dijeron que evitarán asistir al evento en la que el político de extrema derecha prestará juramento.

Otro de los grandes ausentes de la jornada será el presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien descartó viajar a Brasilia, pero que agendó una visita de Estado el próximo 16 de enero.

El mandatario de Bolivia, Evo Morales, si asistirá a la ceremonia a pesar de las “diferencias ideológicas” que tiene con quien será el nuevo mandatario del gigante latinoamericano. No obstante, el ex ministro boliviano Carlos Sánchez viralizó una carta en el que pide a Bolsonaro retirarle la invitación por considerarlo un "dictador" y liderar "un régimen de crimen organizado".

Además de Morales, entre los confirmados latinoamericanos se encuentra el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien volará  las 5 de la madrugada del martes a Brasil.

Por otro lado, se confirmó la asistencia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien llegó el viernes a Río de Janeiro para reunirse con Bolsonaro, quien había anunciado su intención de trasladar la embajada brasileña a Jerusalén. La delegación estadounidense será encabezada por el secretario de Estado Mike Pompeo.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo