El uso de los vidrios correctos en tus ventanas puede reducir el calor de tu casa en un 40%

Mantener una temperatura interior más agradable y bajar los costos del aire acondicionado, son algunos aspectos para considerar los vidrios de control solar en el hogar.

Por Consuelo Rehbein

 

Empezamos el verano 2019 con altas temperaturas en nuestro país, época en la que de acuerdo a investigaciones de la Universidad de Talca, las temperaturas llegarán algunos días a máximas de 39 grados, mientras que durante una gran parte de la estación los termómetros estarán marcando los 33 grados.

Según estas proyecciones, deberemos tomar ciertas medidas para evitar tanta exposición al sol, cuidar nuestra piel, mantener nuestra casa y oficina ventilada y con sistemas adecuados para no acalorarnos demasiado.

Vidrios de control solar

vidrios De igual manera es importante "ventilar" tu casa. / Getty

Los vidrios de control solar son ideales para mantener fuera la radiación solar, sin recurrir a cristales altamente reflectivos (los que ayudan a percibir la luz en condiciones de baja luminosidad). Estos pueden reducir el calor durante el verano y mantener cálido el interior en el invierno.

“En verano el vidrio con control solar puede llegar a bloquear el doble del calor directo del sol, comparado con un termopanel común” asegura Mónica Budge, gerente de marketing de Vidrios Lirquen.

Esta nueva generación de vidrios son ideales para las ventanas de gran tamaño, donde se requiere neutralidad y un óptimo balance energético.

Está destinado principalmente al sector residencial, para asegurar el control solar y el aislamiento térmico de los edificios o casas nuevas o renovadas (casas privadas, departamentos, terrazas acristaladas, entre otros). Ideal para fachadas norte y poniente para controlar el calor excesivo.

Apariencia normal

Budge agrega que “la apariencia de estos vidrios es neutral, muy similar a un vidrio común. Los diferentes revestimientos le van entregando al vidrio características de control solar y además de baja emisividad, por lo que también son ideales para el invierno, permitiendo un gran ahorro en calefacción”.

Además comenta que “es importante aclarar que si no tenemos aire acondicionado funcionando todo el día como es lo usual en una casa, se debe ventilar en las horas de menos calor (mañanas y noches), para no generar un efecto invernadero (excesivo calor interior que no puede salir) con nuestras ventanas”.

Por esta razón, algunos tips serían:

  • Abrir ventanas antes de las 9 de la mañana para frenar el calor en verano: La temperatura es más suave a primera hora y además de renovar el aire, se refresca el ambiente.
  • Cerrar las ventanas y puertas cuando la luz del sol impacta directamente en la habitación: Una vez que baja el sol, se pueden abrir las puertas y ventanas para ventilar.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo