Golpeó a su ex esposa y la justicia decidió “echarlo” del pueblo

El sujeto debe estar al menos a 90 km de distancia de sus hijos y su ex pareja.

Por Camilo Henríquez

Un sujeto condenado por violencia de género fue "echado" del pueblo en que vivía por la Justicia.

El hombre, que no fue identificado, tuvo que partir de Chos Malal, una ciudad ubicada en el norte de la provincia del Neuquén, y durante al menos dos años no podrá acercarse a su ex esposa y a sus hijos.

La joven estuvo casada por dos años con el sujeto, sin embargo hace un año y medio que están separados de hecho, pero la sentencia de divorcio aún no es emitida por los tribunales.

Los abusos comenzaron hace bastante tiempo y el primer episodio se dio cuando el victimario golpeó a la mujer con su hijo pequeño en brazos.

El pasado 21 de octubre, el hombre llegó hasta la casa de su ex esposa e ingresó cuando estaba durmiendo. Afortunadamente, justo ese día los tres hijos de la mujer habían pasado la noche en casa de sus abuelos.

“Cerca de las 7.30 ella estaba durmiendo sola, ingresa al domicilio, la destapa, ella pide auxilio y cuando cerraba la puerta logra sacarlo de alguna manera y llama a la policía”, relató Cristina a Telefe Noticias, una amiga de la víctima.

El hombre escapó al ver llegar a los agentes, pero tras su partida y tan solo media hora después, regresó al departamento, comienza a amenazarla y a tratar de derribar la puerta mientras le decía un sinnúmero de improperios.

“Abrí, hija de puta, que te tiro la puerta y te hago mierda”, eran parte de los gritos del sujeto que se enfrentó a la policía. Tras ello los agredió con un tubo e incluso chocó la patrulla cuando intentaba escapar, asegura lmneuquen.com.

En el juicio, las partes llegaron a un acuerdo, al hombre le dieron una probatoria y estará 7 meses en libertad condicional.

Además, el juez determinó que debía permanecer al menos a 100 kilómetros de la mujer y sus hijos como medida cautelar, por lo que debía dejar la ciudad.

El sujeto le dijo al juez que tenía familia a 93 kilómetros de Chos Malal y que pedía reducir la zona de restricción a 90 km para poder visitarlos, a lo que la víctima accedió.   

“Ella quedó conforme porque por dos años él no puede acercarse ni comunicarse con ella por ningún medio. Esperamos que con esto se frene”, agregó Cristina.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo