Bases militares: la carrera de las superpotencias por Sudamérica

Tanto China como Rusia quieren expandir su presencia en Latinoamérica y el Caribe via temas de seguridad y defensa, lo que ha creado recelos por parte de EEUU

Por Irene Ayuso Morillo

 

El pasado viernes el presidente brasileño Jair Bolsonaro dijo estar abierto a albergar una base militar de Estados Unidos para contrarrestar la influencia de Rusia en la región. En diciembre, Rusia y Venezuela efectuaron una misión conjunta de adiestramiento en suelo venezolano que fue criticada por el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo.

“La cuestión física puede ser hasta simbólica. Hoy en día, el poderío de las fuerzas armadas norteamericanas, chinas, rusas, alcanza el mundo todo independientemente de la base”, indicó y aseguró que de hecho Estados Unidos tiene intereses de esa naturaleza en “varios países suramericanos”.

Esto responde a la preocupación en los últimos meses por parte de EEUU ante la creciente influencia en el hemisferio sur de países como Rusia y China.

Wilder Alejandro Sanchez, analista de seguridad y geopolítica, asegura que "Rusia y China están intentando expandir su influencia en América Latina y el Caribe, en el caso de Moscú, están intentado obtener de nuevo la presencia que tenía en estas regiones durante la época de la Unión Soviética".

En esa misma línea Iván Witker, cientista político y periodista, Doctor en Relaciones Internacionales, profesor de la U.Central e investigador de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos  sostiene que "todos están tanteando el terreno a ver cómo se mueve América Latina en este nuevo contexto que hay ahora, eso son tanteos políticos".

-Base militar en Brasil

Los americanos le han pedido al presidente Bolsonaro tener una mayor presencia en la zona del norte de Brasil, pero por el momento dijo que podría discutir el tema "en un futuro", lo mismo que declaró en su momento el presidente argentino Mauricio Macri cuando le pidieron entre 2015 y 2016, instalar en el mediano plazo 3 bases amerianas en el país, dos en el sur y una en el norte, en Misiones, según sostiene Witker.

Desde el punto de vista histórico,  esto no es ninguna novedad: las fuerzas militares de Estados Unidos y Brasil mantuvieron la colaboración de 1941 a 1945, asociación que incluyó una base aérea cerca de Natal. El entonces presidente de Estados Unidos, Franklin Roosevelt, describió a Natal —el punto más próximo del continente americano a África— como el “Trampolín hacia la Victoria” en la Segunda Guerra Mundial porque permitía el envío de suministros a las fuerzas aliadas en África. Durante parte de la guerra, la localidad costera brasileña contaba con uno de los aeropuertos de mayor tránsito en el mundo.

El poderío militar de un país se define por la cantidad de personal militar que  puede desplazar por el resto del mundo, en ese sentido, el interés de despliegue en América Latina por parte de superpotencias como Rusia y China responde a querer transmitir un mensaje a EEUU, "de que  tener un  alfil puesto en la cercanía de EEUU siempre es bueno, porque efectivamente en la Orchilla podrían instalarse, pero dudo que lo vayan a hacer", y agrega : "lo que no inhibe que en un futuro a mediano plazo haya un despliegue  mucho más grande de estas tres superpotencias en esta región, hablo de lo que pueden ser cinco años", sentencia Witker.

-Base militar rusa en Venezuela 

Medios rusos señalaron recientemente que ocuparían una base aérea en una isla de La Orchila como parte de una incursión militar a largo plazo en Venezuela.

"En el caso de Rusia, se conoce muy bien las exorbirtantes venta de armas a Venezuela durante la época del ex presidente Hugo Chávez, la venta de tanques y blindados a Nicaragua, la venta de helicópteros a Perú. Además ,Rusia ya ha enviado una pequeña flota naval a Venezuela en el 2009, la primera vez que esto ocurre desde el final de la Guerra Fría. El gobierno nicaraguense por su lado , ha ceptado que tropas rusas entren regularmente al país para llevar a cabo actividades de entrenamiento con las furzas armadas de Nicaragua", evalúa Sanchez.

-El paradigma chino en la Patagonia argentina

En los últimos años, China ha mostrado un mayor interés por Latinoamérica.  "El gigante asiático está intentando vender armamento a América Latina, sin mucho éxito, pero han habido donaciones de equipo no-letal, como vehículos a Argentina y las Bahamas.  Además, China está intentado establecer y cimentar relaciones amigable sentre las fuerzas armadas de su país con la de países de Latinoamérica y el Caribe", declara el también colaborador del  Cimsec (Centro para la Seguridad Marítima Internacional, Alejandor Sanchez.

A China le interesa tener acceso en materias primas y participar en grandes obras de infraestructuras,  y en ese  sentido tuvieron  un avance muy importante en Neuquén, en la localidad Bajada del Agrio,cerca del límite con Mendoza, donde se instaló una base de investigación espacial china.  Se trata de una antena gigante, creada por el ejército chino: pesa 450 toneladas y tiene un valor de 50 millones de dólares.

Muchos diarios americanos  están preocupados por la cualidad militar que tiene para los chinos: “la base solitaria es uno de los símbolos más impactantes de la estrategia que Pekín lleva implementando desde hace tiempo para transformar América Latina”, dice el diario New York Times. 

"Para los chinos es una base estrictamente militar, porque el proyecto espacial chino es militar, no civil. Se trata de una base de Observación del Espacio Lejano, pero está construída  y provisionada por el Ejército Popular de Liberación, es todo personal militar el que está ahí, y esa base no está bajo supervisión de nadie, ni siquiera del gobierno argentino", señala Witker.

El mayor cuestionamiento y la alarma que enciende el Times es respecto al presunto espionaje chino que se hace desde la Patagonia.

“Una antena gigante es como una enorme aspiradora”, comentó Dean Cheng, quien trabajó como investigador en el Congreso estadounidense y ahora estudia la política de seguridad nacional de China. “Succiona señales, información, todo tipo de cosas”.

La creciente influencia china no solo se evidencia sobre Argentina, sino sobre otras naciones de la región, en las que ha invertido en obra pública o a las que ha concedido préstamos a cambio de participaciones en reservas de hidrocarburos. Por ejemplo, en Bolivia también están muy metidos porque tienen un acuerdo bilateral,  por el cual  los bolivianos crearon la Agencia Boliviana del Espacio y hay un satélite, íntegro hecho y manejado por los chinos, señala Witker.

"Instalar una base militar es carísimo, un país tiene que pensar bien para qué quiere, obviamente que los chinos y los rusos andan cuidando más sus "lucas" y no van a andar desperdiciando tantos recursos, por lo tanto yo creo que ni Rusia, ni China, ni EEUU van a instalar más bases en América Latina, distinto es que busquen alguna manera de tener cierto despliegue militar", concluye Witker.

Asímismo Sanchez sostiene que "tanto China como Rusia, querien expandir su presencia en Latinoamérica y el Caribe via temas de seguridad y defensa, eso no signica que alguno de estos países vaya a establcer bases militares con tanques, aviones y sofisticados sistemas de armas. Más bien están intentando expandir su influencia via ventas de armas y entrenamentos con las fuerzas de defensa de nuestra región".

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo