338 millones de kilómetros y 7.838 vueltas a la Tierra: primer satélite hecho en Chile culminó con éxito su misión espacial

Luego de 457 días en órbita, los investigadores a cargo del Suchai 1 recabaron la suficiente información para su primera etapa. Eso sí, el nanosatélite continúa operativo en el espacio.

Por Gabriel Arce

El primer satélite hecho íntegramente en Chile consiguió su objetivo con creces. Tras 457 días de operaciones en el espacio, el equipo técnico del nanosatélite Suchai 1 dio por concluida la primera etapa de recolección de datos.

De momento, el cubesat sigue orbitando la Tierra y envió a los investigadores del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria (LEEP) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile entre junio de 2017 y octubre de 2018. El mérito no es menor, ya que apenas el 5% de este tipo de nanosatélites -de 10 cm3- sobrevive más allá de un año en el espacio.

En todo este tiempo, el Suchai acumuló 338.7 millones de kilómetros y  7.838 vueltas alrededor del planeta. “El principal aprendizaje que alcanzamos fue demostrar que podemos desarrollar tecnología para estudios en y desde el espacio en Chile, y que este tipo de tecnología es factible con los presupuestos que tenemos en el país y, por ende, que podemos acelerar los procesos de innovación espacial”, señaló el académico Marcos Díaz, líder del proyecto espacial.

suchai Imagen desde la cámara del nanosatélite. / FCFM de la Universidad de Chile

El nanosatélite hizo estudios de física espacial, principalmente en la ionósfera, además de pruebas técnicas con estructuras, componentes electrónicos, materiales y software de vuelo.

Uno de sus éxitos fue demostrar que los satélites pequeños pueden obtener datos similares a los de mayor envergadura que estudian la Anomalía del Atlántico Sur, lugar hostil donde el campo magnético es más débil y el flujo de partículas de alta energía enviadas desde el Sol es mayor. Junto con eso, el Suchai permitió determinar que el ambiente en la órbita terrestre, a 505 kilómetros de altura, no es tan hostil como los investigadores suponían, sino que oscila entre los 7 y 20 grados.

A la fecha, el equipo de investigadores continúa trabajando en los próximos SUCHAI II y III, y eventualmente en nuevos nanosatélites, de ser aprobada la propuesta de Programa Espacial que lidera la Universidad de Chile. “Hemos podido contribuir a la ciencia espacial a un costo razonable para el país, mostrando que estos avances no son solo de interés para Chile, sino que también para la región y el mundo”, concluye Díaz.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo