¿Cuánto durarán así? Corea del Norte deja de ser el “enemigo” de Corea del Sur

Fue la primera vez desde 2010, el mismo año en que murieron 50 surcoreanos en ataques atribuidos al Norte, que no se empleó la etiqueta de enemigo y es un signo más de la mejora de las relaciones entre las dos naciones vecinas.

Por Agencias

Corea del Norte ha dejado de ser el “enemigo” de Corea del Sur, aunque su programa nuclear supone todavía una amenaza de seguridad, según el informe bienal de defensa de Seúl publicado el martes.

Fue la primera vez desde 2010, el mismo año en que murieron 50 surcoreanos en ataques atribuidos al Norte, que no se empleó la etiqueta de enemigo y es un signo más de la mejora de las relaciones entre las dos naciones vecinas.

El libro blanco del Ministerio de Defensa del Sur se alejó de las denominaciones del pasado, cuando se calificó al Norte de “enemigo”, “enemigo actual” o “principal enemigo” del Seúl. El documento dijo sin embargo que las armas norcoreanas de destrucción masiva son una “amenaza a la paz y la estabilidad de la Península de Corea”, en referencia al programa nuclear y de misiles norcoreano.

La etiqueta “enemigo” fue durante años fuente de desencuentro entre los dos países, y Pyongyang consideraba que era una provocación que demostraba la hostilidad de Seúl.

El presidente del Sur, el progresista Moon Jae-in, está buscando una mayor implicación con el Norte luego de que una sorpresiva ronda de contactos diplomáticos sustituyó el año pasado a las amenazas de guerra y ensayos nucleares norcoreanos de 2017.

Moon no está solo en su búsqueda de una mejor relación con el Norte. La publicación del reporte coincide con los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y del líder norcoreano, Kim Jong Un, para organizar una segunda cumbre que resuelva el estancamiento sobre las ambiciones nucleares del Norte, que busca armas con las que alcanzar de forma fiable cualquier objetivo en territorio continental estadounidense.

Corea del Sur llamó por primera vez “principal enemigo” al Norte en 1995, un año después de que Pyongyang amenazase con convertir Seúl en un “mar de fuego”, un término que el Norte utilizó de forma repetida desde entonces cuando las confrontaciones con el Sur se avivaban.

En su último informe, el ejército surcoreano dijo que considera que las “fuerzas” no especificadas que “amenazan la soberanía, territorio, ciudadanos y propiedades (del Sur) son nuestro enemigo”.

Los medios estatales norcoreanos no respondieron de inmediato al documento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo