Qué tan efectivas serían las medidas pro consumidor anunciadas por el Gobierno

Regular el retracto de compras online, clarificar la garantía legal y hacer que terminar contratos sea más fácil son algunas de las propuestas de un proyecto de ley.

Por Pablo Contreras Pérez

A quién no le ha pasado que contratar un servicio es tan fácil, pero eliminarlo es todo una odisea. Ese problema que sufren no pocas personas es lo que buscan corregir cinco medidas contenidas en un proyecto de ley proconsumidor.

La iniciativa fue firmada ayer por el Presidente Sebastián Piñera y el ministro de Economía, José Ramón Valente. El texto, que es parte de la Agenda Pro-Consumidor, apunta a modificar la regulación vigente en sobreventa de pasajes aéreos, facilitar la terminación de contratos de adhesión, crea una central electrónica de recetas médicas, establecer el derecho a retracto en compras electrónicas y establecer claramente la elección de garantía de productos.

“No hay nada mejor para los consumidores chilenos que tener mercados más competitivos y ciudadanos bien informados y a eso apunta este proyecto de ley”, dijo el Mandatario. En tanto, Valente señaló que “queremos que las personas dejen de perder el tiempo. Además, debe existir simetría en el trato con el cliente: que sea igual de fácil contratar, que descontratar, igual de fácil comprar que devolver el producto. Queremos clientes contentos, no cautivos”.

Nuevas medidas ¿aportan?

Con un Sernac que aún no asume las nuevas facultades que le entregó la ley que buscó reforzarlo, el Ejecutivo ahora plantea estas nuevas medidas que buscan solucionar una serie de conflictos que sufren los consumidores ¿Van el línea correcta o se quedan cortas?

“Me parece que es un aporte en algunos puntos, efectivamente. Hay otras medidas que seguramente se perfeccionarán con la discusión legislativa. Sin embargo, ya es un avance que el Gobierno envíe un proyecto de ley sobre materias de protección de derechos de consumidores”, sostiene Felipe Bravo, profesor de Derecho Económico de la U.Católica.

Por un lado, valora la idea de acabar más fácil con un contrato, aunque dice que esto ya existe. “En materia de telecomunicaciones esto ya se encuentra textualmente contemplado en el Reglamento desde el año 2014, por lo que no es una novedad en ese ámbito.”. Sin embargo, lo considerará un aporte sise aplica además en otras materias, como en el sector bancario.

Respecto a la garantía legal, el Sernac ha señalado en reiteradas ocasiones que es el consumidor el que elige entre el cambio, la reparación o la devolución del dinero, pero para Bravo, “la ley actual era ambigua en su interpretación”, por lo que sí considera necesaria una modificación legal en este punto.

De hecho, afirma que “este cambio, a mi parecer, es lo más importante que contempla el proyecto de ley, porque permite dar solución a muchos problemas donde la superposición de garantías voluntarias sobre las legales hacía que al final el texto de la ley no se aplicara”.

Menos entusiasta es con las otras medidas del proyecto. Por ejemplo, respecto a las compras electrónicas, donde se plantea eliminar la posibilidad de que las empresas puedan excluir el derecho a retracto en compras electrónicas y traspasa dicha facultad a los consumidores, dice que “la modificación no va a tener efecto práctico”, porque cuando la persona compre algo, las empresas podrán dejar explicitamente informado que lo que están ofreciendo es sin ese derecho.

Lo mismo sucede con lo que se plantea con la venta de medicamentos. “Este proyecto solo crea un sistema de Central Electrónica de Recetas y permite que se receten más fácilmente medicamentos con documentos electrónicos, pero nada dice sobre mejoras en materia de medicamentos”, afirma el académico.

En cuanto a la medida de la sobreventa de pasajes, donde el Gobierno recalca que “se ajusta el monto de compensaciones al estándar de la Unión Europea y EEUU”. Aquí, el abogado destaca que lo más importante es que establece un plazo de cinco días hábiles para el pago de las compensaciones, las que, sin embargo son disminuidas en este proyecto, lo que “puede justificarse porque reduce de tres horas a una hora el tiempo necesario de espera entre el vuelo cancelado y el nuevo vuelo para que opere esta compensación”, explica.

Bravo además echa de manos algo más. “El proyecto de ley nada dice sobre el problema más relevante en estas materias que es la pérdida o apertura de las maletas”.

5 medidas pro consumidor

  • Terminar más fácil con un contrato: se establecerá que en ningún caso empresas podrán exigir condiciones más gravosas para la terminación de los contratos. Es decir, tiene que ser tan fácil como cuando se adquirió
  • Central Electrónica de Recetas: así los pacientes ingresarán su RUT en la página web de las farmacias, para que ellas verifiquen la existencia de la receta y así éstas expendan el medicamento de forma online, pudiendo ser entregado en la dirección del paciente.
  • Arrepentirse de las compras electrónicas: se quiere establecer que las empresas de comercio electrónico tengan que ofrecer a los clientes la posibilidad de retractarse y de devolver el bien o servicio que han comprado.
  • Sobreventa de pasajes aéreos: se quiere establecer que el retraso se cuenta según la hora original de llegada, y no de salida, acortará el período de gracia a una hora y se ajusta el monto de compensaciones al estándar de la Unión Europea y EEUU.
  • Garantía legal clara: la ley busca dejar explícito que es e consumidor quien elige que alternativa usar en caso de utilizar la garantía legal
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo