Productividad del país crece tras 15 años de estancamiento: destacan a inmigrantes como factor clave

Mayor nivel educacional y más participación de los extranjeros en la fuerza laboral son antecedentes destacados, según informe. También influyó el mayor crecimiento de la economía en 2018.

Por Publimetro

Tras años en que estuvo estacada -creció apenas 0,1% promedio anual en los últimos 15 años-, en 2018 la productividad al fin mostró un repunte. Así lo informó este jueves la Comisión Nacional de Productividad (CNP), al dar cuenta de los los resultados del Informe Anual 2018 de Productividad. El estudio muestra que la productividad total de factores (PTF) para la economía chilena subió 1,3% en el año y, excluyendo el sector minero, creció en torno al 2,3%.El reporte además da cuenta de este avance, ya que se actualizaron a la baja las cifras de 2016 y 2017

Si bien la cifra del año pasado marca un quiebre en la trayectoria de desaceleración o estancamiento productivo observado durante los últimos años, tanto en la PTF agregada como en la sin minería, Raphael Bergoeing, presidente de a CNP, explicó que “por el momento es prematuro determinar si el significativo aumento observado durante 2018 representa un cambio de tendencia”.  Agregó además que dicho quiebre se produjo por el mayor crecimiento del PIB del 2018 (4,0%) respecto del 2017 (1,4%), en tanto que el empleo y el capital se incrementaron a tasas similares al año previo.

El factor migración

Esta versión del informe  incluye además dos capítulos temáticos:

  • Productividad y migración: que analiza el vínculo entre ambos con foco en los cambios migratorios registrados en el país durante el período 2012-2018
  • Productividad y concentración de mercados: estudia el impacto de la competencia en la productividad, en el período 2005-2016.

Respecto al primero, el secretario ejecutivo de la CNP, Alfie Ulloa, destacó el crecimiento de la proporción de inmigrantes de 2% a 4,5% entre 2012 y 2017. Junto a ello, se refirió a la mayor de participación en el mercado laboral de los inmigrantes respecto de la población local. “Mientras el 81% de inmigrantes trabaja o busca un empleo, solo el 61% de la población local lo hace”, puntualizó.

También enfatizó que “los inmigrantes explican entre un tercio y la mitad del aumento de la fuerza de trabajo de Chile en años recientes. Esto demuestra la importancia de la migración en el mercado laboral, y la relevancia de contar con instrumentos de medición y políticas específicas”, afirmó.

Agregó que, si bien existen diferencias, en especial entre países, “el nivel educacional de los inmigrantes es en promedio mayor al de la población local”. A modo de ejemplo, detalló que el 38% de los chilenos mayores de 18 años no ha completado la educación media, mientras que esta cifra es de 26% entre los inmigrantes. Lo mismo ocurre respecto de la educación superior, e incluso a nivel de postgrado. Al respecto, recalcó que Chile se favorece por tener trabajadores más calificados, puntualizó.

Bergoeing indicó además que ese potencial de escolaridad de los extranjeros actualmente no está siendo bien aprovechado y, que de hacerlo, traerá consigo una mayor productividad del país.

Falta de competencia

Otro capítulo consideró que una de las posibles razones de la desaceleración en la productividad en Chile a partir de la década pasada, sería la falta de competencia en mercados locales. Según Bergoeing, “la Ocde ha destacado que el ambiente competitivo en Chile es débil, comparado con países más desarrollados, lo que se traduce en menores incentivos al emprendimiento y menor reasignación de recursos hacia empresas más eficientes”.

Añadió que esta situación “se ha generado, en parte, por excesivas regulaciones que actúan como barrera al desarrollo” (por ejemplo, las restricciones al cabotaje marítimo nacional), aunque valoró avances recientes como una reducción en los costos para iniciar empresas, la nueva ley de quiebras, y reformas a leyes de libre competencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo