El fin de una historia polémica: Cema Chile cerró sus puertas luego de traspasar 108 inmuebles al Fisco

La fundación liderada por Lucía Hiriart además entregó propiedades de origen privado a instituciones de beneficencia.

Por Catalina Diéguez

Luego de 65 años de historia no exenta de polémica, Cema Chile cerró este sábado sus puertas definitivamente, luego de un largo proceso en que, incluso, la institución se vio involucrada con la justicia. Los inmuebles controlados por la fundaciónque fueron entregados al Ministerio de Bienes Nacionales tenían un avalúo total de más de 6.000 millones de pesos.

Creada en 1954, durante el segundo Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, su principal objetivo fue, según sus estatutos, entregar bienestar espiritual y material a las mujeres de nuestro país.

Si bien por años fue presididaa por las esposas de los distintos presidentes de nuestro país, fue durante la dictadura cuando alcanzó mayor notoriedad. Por décadas, Lucía Hiriart fue quién lideró Cema Chile, hasta que en 2006 la viuda de Augusto Pinochet dejó el cargo.

Las millonarias cifras detrás de Cema Chile

Ministro Felipe Ward Agencia Uno

"Efectivamente Cema Chile hoy cierra sus puertas. Nosotros recibimos muchas propiedades como Ministerio de Bienes Nacionales provenientes de un acuerdo entre  Consejo de Defensa del Estado y Cema Chile. Estas propiedades fueron dispuestas prontamente tal como nos pidió el Presidente Piñera para cumplir objetivos de carácter social,  para instituciones del mundo público como del mundo privado que prestan estos servicios", anunció el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

El 2 de enero, Cema Chile y el Consejo de Defensa del Estado firmaron un acuerdo que establecía que se debían entregar las 108 propiedades al Ministerio de Bienes Nacionales. Además,  la oficina central  ubicada en Providencia tenía que cerrar permanentemente . Ese mismo día el CDE inscribió la sede a nombre del Fisco.

Finalmente, este sábado la sentencia se cumplió y Cema Chile dejó de existir. De los 108 inmuebles,  55 de ellos fueron destinados a fines sociales como hogares de ancianos o jardines infantiles.  19 fueron a parar en manos de servicios públicos, tales como áreas verdes y ocho para otro tipo de objetivos como iglesias evangélicas.

El valor total de estos inmuebles de origen fiscal superaba los seis mil millones. Por otro lado, 24 propiedades de origen privado, evaluadas en más de mil millones de pesos, fueron destinadas a instituciones benéficas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo