El Kremlin rompió el silencio sobre los mercenarios rusos en Venezuela: “El miedo tiene ojos grandes”

Moscú ha desmentido este domingo publicaciones según las cuales habría en Venezuela contratistas militares privados para proteger al presidente Nicolás Maduro

Por Agencias

Rusia rompió el silencio respecto del presunto envío de mercenarios de ese país a Venezuela, con el objetivo de proteger a Nicolás Maduro y negaron cualquier tipo de apoyo bélico para proteger el régimen del bolivariano.

“Por su puestos que no“, dijo el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, quien se refirió a las versiones que circularon en diferentes medios de comunicación. “El miedo tiene ojos grandes”, consideró el funcionario.

Las declaraciones de Peskov fueron registradas en el programa oficial “Moscú. Putin. Kremlin“, que se emite por la TV pública de Rusia, luego de que varios medios de ese país y agencias, como Reuters, aseguraran que los mercenarios son parte de la organización privada Wagner, un grupo paramilitar que cumplió misiones similares en Ucrania y Siria.

La información de los presuntos mercenarios las dio Yevgeny Chabaev, un hombre que se definió como un líder cosaco, en la red social rusa Vkontakte y aseguró que una compañía rusa privada que volvió recientemente de Gabón formó un “grupo de emergencia de 400 personas”  que luego viajó a Caracas.

Animado por la deserción del agregado militar en Washington, Guaidó envió a sus seguidores el domingo a cuarteles policiales y militares a distribuir copias de una ley de amnistía aprobada por el Parlamento, aunque sus decisiones son anuladas por la justicia por considerarlo en desacato.

Según el documento, se concederán “todas las garantías constitucionales” a militares y civiles que “colaboren en la restitución de la democracia”.

La ley elimina “la responsabilidad civil, penal, administrativa (…) de investigaciones, procedimientos, penas y sanciones” registradas desde el 1 de enero de 1999, abarcando las dos décadas de gobierno chavista.

Por su parte, el mandatario socialista se muestra con frecuencia flanqueado por la cúpula militar, que en la última semana le profesó “lealtad absoluta e incondicional” en reiteradas ocasiones.

“¡Traidores nunca, leales siempre!”, arengó Maduro el domingo en ejercicios militares, al pedir a la Fuerza Armada “unión” y “disciplina” para enfrentar el “golpe de Estado” con el que Washington -dijo- busca “imponer un gobierno títere”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo