Con tecnología de punta: estudio chileno busca crear inyección rejuvenecedora del cerebro para combatir el Parkinson

Un equipo científico en la U. Mayor, dirigido por el doctor René Vidal, trabaja en un tratamiento génico para retrasar y revertir los síntomas de la enfermedad.

Por Gabriel Arce

De acuerdo a datos recientes del Ministerio de Salud, son más de 40 mil chilenos los que conviven con el Parkinson. Por eso, la alerta es un hecho, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el número de afectados podría duplicarse al año 2030 en todo el mundo.

Con esos antecedentes en la mesa, la ciencia en todo el mundo extrema recursos para combatir a las enfermedades neurodegenerativas. Y Chile no se queda atrás.

En el Centro de Biología Integrativa de la Universidad Mayor, un grupo de científicos, liderado por el doctor René Vidal, trabaja con un premisa: en vez de apuntar directo a la causa de la enfermedad, se puede usar terapia genética para rejuvenecer el cerebro y revertir los síntomas.

El método se basa en la activación o recuperación de neuronas, utilizando factores de crecimiento -la proteína GF2-, que podrán contribuir a retardar el desarrollo del Parkinson. Y el estudio promete: en el laboratorio, los resultados iniciales muestran una mejora de los síntomas de la enfermedad en modelos preclínicos.

Un buen virus

El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico producido por la destrucción una neurona específica: las dopaminérgicas. "A la fecha existen tratamientos paliativos, pero mientras la enfermada de largo aliento se desarrolla entre 15 a 20 años, el tratamiento solo puede contener los síntomas durante los primeros 5 o 10", explica el doctor Vidal.

laboratorio Gentileza

La terapia génica, explica el científico, se basa en introducir un gen a las células de un organismo con la finalidad de modificar u optimizar su función. Si bien parece complejo, su aplicación se basa en simples inyecciones intracerebrales dirigidas a zonas específicas. El secreto es usar un virus inocuo, que se hospeda en las células y les traspasa "la cura". 

Ese sistema de tratamientos es bastante nuevo en el mundo, de hecho, la mayoría son aún estudios clínicos que se desarrollan en Estados Unidos, Europa y China. Y ya hay algunas aplicaciones comprobadas, como la terapia que transfiere genes no mutados de la ceguera a las personas afectadas, logrando revertir la enfermedad genética.

“Cuando el cerebro envejece, va perdiendo su capacidad de adaptarse a los cambios que experimenta por la constante actividad física y mental a la cual es sometido diariamente. Además, disminuye su tamaño y con ello las comunicaciones neuronales. Cuando hablamos de rejuvenecimiento, nos referimos a reforzar estas redes”, explica el académico de la U. Mayor.

Con antecedentes científicos certeros, más resultados preclínicos auspiciosos, el equipo de científicos trabaja en su investigación confiados de dar con una "inyección de juventud" para el cerebro. "Si todo sale bien, no se descarta que esta terapia pueda incluso servir para el Alzheimer y el Huntington", cierra el científico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo